Categoría: Curiosidades

Conoce los GULAG en la Hispania conquistada

Conoce los GULAG en la Hispania conquistada

Estaba yo el otro día en la cama…

curioseando algunas cosas interesantes de las Guerras Ástur- Cántabras en el móvil antes de dormirme. Generalmente me duermo a las diez de la noche con mis hijas, una a cada lado. Pero aquel día logré resistir y me vi con fuerzas de consultar esos documentos infumables de arqueología. Si, son correctos, son concisos, son científicos y son infumables. De vez en cuando alguno consigue llamar tu atención y fuerzas las neuronas para enterarte. En este caso, la palabra GULAG hizo de gancho y no defraudó.

Vale. ¿Qué es un GULAG?

 

Los Gulag más cotizados: los de Siberia. Tranquilos, tranquilos de verdad.

 

He tenido que acudir a la Wikipedia para saber exactamente qué era eso. La definición oficial es: Glavnoye upravleniye ispravitel’no-trudovykh lagerey i koloniy, o como diríamos en cristiano: Dirección General de Campos de Trabajo Correccional y Colonias). Quizás te suene a ruso a pesar de la traducción. Pero si te cuento que era un tipo de campo de concentración al que enviaban a los presos (incómodos para el Régimen Comunista) para morir extenuados a base de trabajos forzados, quizás te vaya sonando más. Yo siempre pensé que los mandaban a Siberia, pero he descubierto en la wikipedia que estaban repartidos a lo largo y ancho de la URSS. Se estima que un total de catorce millones de personas gozaron de las «bondades» del sistema y que murieron al menos un millón de personas en el periodo de mayor intensidad: 1934-1953.

Y qué tiene que ver esto con los romanos, ¿Marié?

repelente

 

Ahora, los que me conocen bien, saben que me preparo para «regalarme» y soltar mi perlita de sabiduría

Pues bastante.  Según José Luis Vicente González, (Investigador del Grupo de Investigación en Genética, Fisiología e Historia Forestal de la Universidad Politécnica de Madrid) los romanos ya habían puesto en práctica su «dirección general de campos de trabajo forzado» tras las Guerras Ástur-Cántabras. En una de sus publicaciones de 2013, el autor documenta con una serie de fotografías de una manera muy contundente cómo algunos restos arqueológicos presentan ciertas peculiaridades que lo explicarían todo. 

 

Posible lo calización de los Castros  en el noroeste de la provincia de León. Algunos de ellos serían posibles GULAG romanos. Imagen propiedad de JL Vicente Gonzalez.

Déjame ponerte en situación

  • Las Guerras habían asolado la población indígena que sí presentó batalla. El resto permaneció en el territorio en calidad de «peregrino» (persona que vivía en territorio imperial pero no gozaba de los derechos ni libertades de los ciudadanos romanos). Según el autor, éste sería el grueso de los recursos humanos en las minas, y serían a su vez los que tributarían al estado en concepto de mano de obra
  • Utilizar esclavos «estatales» para extraer el oro hubiera sido un coste inadmisible. (En este punto me pregunto qué diferencia hay entre costear el mantenimiento de un esclavo y de un preso. Al leerlo no me quedó muy claro)
  • El ORO de las Médulas requería mano de obra para su extracción. Si quedaban pocos, la mitad moriría en los trabajos forzados de las minas debido a las penosas condiciones de vida.
  • Sobraban criminales, prisioneros de guerra, etc, repartidos por todo el imperio. Era necesario «darles uso»
  • Los contingentes militares en Hispania fueron descendiendo en número con el paso del tiempo. Así que era necesario un sistema de optimización de recursos humanos para llevar a cabo las tareas de mantenimiento, construcción, etc.

Si volvemos la mirada a esas fotos del documento, veremos que los hallazgos parecen castros prerromanos por la zona, pero en realidad se diferencian de éstos porque poseen un foso de agua excavado al rededor del castro. Este detalle jamás había sido visto en los castros indígenas, lo que hace suponer que es obra de los romanos. Dichos castros-GULAG mantenían contacto visual entre sí en todo momento (ya lo hacían antes de la Pax Romana), de manera que la vigilancia podía realizarse de una manera mucho más efectiva. 

En resumen

Pongamos que te pillan los guardias cometiendo un crimen. El funcionario de justicia te sentencia a pudrirte trabajando en las minas de oro de Hispania (sentencia muy de moda desde el 23 d.C, qué casualidad, ¿eh?). Al llegar observas que los castros cuentan con un foso de agua que no es defensivo, sino reclusivo. Impide a los prisioneros fugarse de los Castros-Gulag romanos con facilidad. Lo demás es látigo y penurias.

Al menos esta es la hipótesis que sostiene el autor del documento. 

No se si piensas lo mismo, pero esto da para una novelita. ¿Qué te parece? Una fuga, un pacto entre camaradas villanos… ains. Promete.

Déjame un comentario si te ha gustado esta traducción de alto élfico arqueológico al mundano lenguaje de la calle. Y si estás de vago subido, dale al like y comparte, que eso no cuesta nada y para mi es un empujoncillo.

 

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
La mujer ástur

La mujer ástur

La mujer ástur y su papel en la sociedad castreña

Hoy voy a ser súper original. Con motivo del día de la mujer trabajadora, me he currado una «peaso infografía pa quitar el sentío». Aunque sea cutre salchichera, refleja bien lo que la diferenciaba de las mujeres coetáneas del resto de culturas. 

De hecho, Estrabón se escandaliza  en su obra de Geografía I al ver que el peso de la mujer castreña en la vida política y jurídica era tan destacado. Sólo por esto se reafirma al indicar que este pueblo era bárbaro e incivilizado.

La sociedad romana basaba su funcionamiento en el patriarcado. La castreña, por el contrario, conservaba aún vestigios del periodo de la edad de Piedra, en la que ambos sexos participaban por igual en las tareas de recolección y caza, antes de la implantación de la agricultura.

Dato interesante: ellas negociaban los matrimonios de sus hermanos e hijos.  La dote consistía generalmente en espadas, escudos y cosas para el legado familiar, nada de cubertería fina.😂

La infografía ha sido dicho y hecho. Espero que aprecies la espontaneidad del documento y si te ha gustado, dame un me gusta como la copa de un pino y comparte. No te olvides de nombrarme en la publicación, ¿eh?

Venga, te dejo. Voy a corregir exámenes.

Bibliografía

Para realizad la infografía me he basado en el siguiente texto del autor Narciso Santos Yanguas.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
La BSO de Las Nieblas del Tsuna

La BSO de Las Nieblas del Tsuna

Antes de nada, me gustaría agradecer tu visita a mi blog. Si eres un habitual, haz el favor de suscribirte. Te prometo que bailaré el baile de Carlton (del  príncipe de Belair), a tu salud. En serio. Un día me grabaré para que lo veáis. Pero vayamos al grano, hoy toca hablar de la BSO de mi novela de fantasía histórica: Las Nieblas del Tsuna.

Prometido.



¿Nunca te ha pasado alguna vez que te sorprendes al descubrir que alguien al que tu considerabas guay le gusta escuchar cosas que a ti te horrorizan? 

A mí me sucede con frecuencia: tengo algunos prejuicios con géneros de música como el Reguetón o con artistas determinados que me ponen nerviosita: Alex Ubago, Amaya Montero o Rosalía. Ese alguien automáticamente desciende unos cuantos peldaños en mi escala de «Guaydad» (deberían incluirla en el diccionario de la RAE, jajaja) .

Ains… matar, no. Pero devolverles la tortura musical mediante repeticiones de artistas consagrados con letras ingeniosas, sí. Días enteros.

Lo intento, de verdad que sí, pero no me entra en la cabeza cómo alguien con la que congenio en muchas cosas, tiene un gusto musical tan dispar al mío. Supongo que es otro ejercicio más que me pone la vida delante para aceptar al prójimo en todas sus formas y gustos.

Si eres de los míos, entonces eres una persona auditiva. La música influye en tu estado de ánimo de una manera mucho más acusada que en las personas no auditivas. No es la primera vez que me voy a casa en una disco si no me aciertan los temas, para que te hagas una idea. Por esta razón aunque sólo sea para tenerla de fondo, imperceptible, yo soy ultra cuidadosa con la música que escojo para escribir.

BSO novela de fantasía histórica
La BSO de la novela de fantasía histórica no es algo que se escoja al tuntún



En este sentido, me decanto siempre por bandas sonoras de películas con escenas de intensidad parecida a la escena que estoy escribiendo en ese momento. Con este post tengo ganas de contarte con qué temas estoy escribiendo. Así, cuando por fin llegue a tus manos «Las Nieblas del Tsuna», sabrás cual es su banda sonora (no original, claro, prestada de otros sitios).


Comenzamos: 

  • En el número dos tenemos a Middle Earth/Rivendell, también del mismo usuario de Youtube. En este caso la utilizo para escenas de reposo, de diálogo, de descubrimiento. Tiene un puntito de intriga que le va muy bien a escenas en las que los protas están a punto de hacer algo importante o se dirigen a algún sitio.
  •  El número cuatro es para mi amadísima Loreena MCkennit. Por lo general me pongo el CD de An Ancient Muse aunque hace poco descubrí este otro link donde se recogen los greatest hits. A Loreena la pongo muy bajito, para evitar que la música cantada no interfiera en mi proceso creativo.
  • En quinta posición me he basado en la bso de Vikings. Sobre todo para escenas de acción y violencia. Seamos sinceros, nadie como un Vikingo para repartir estopa.
  • En sexta y última posición, pero no por ello menos usada, está el tema de Fortest Sounds/Woodland ambience.  Tenemos que asumir que los protas van a estar un buen rato en el monte cerrado. Así que este no va mal, de hecho es como estar en el bosque. ¡Se escuchan hasta los urogallos y todo! su autor ha desarrollado ambientes muy diversos, como sonidos ambientales de biblioteca, tienda de pociones mágicas, taberna con truenos de fondo… Creo que le voy a sacar partido.

Hay autores especializados en Youtube

Verás que los tres primeros temas pertenecen a Ambience Worlds. Por lo que parece es un usuario de Youtube que gracias a sus mecenas en Patreon (una plataforma en la que los artistas y los creadores pueden ganarse la vida con su pasión, creatividad y trabajo), consigue sacar temas inspirados en las grandes Bandas Sonoras originales para ponerlas como música ambiente.

Todavía no he seleccionado la música más idónea para la parte de la novela en la que la acción esté en manos de los romanos. Supongo que tiraré de la archi conocida BSO de Gladiator. Loreena Mckennit también tiene un par de trabajos que ajustan bastante.

Y ahora tú:

¿Cuál es la BSO por excelencia que escuchas cuando quieres inspirarte? ¿Y para leer novelas de fantasía histórica o aunque sea, para ir al trono? ¿Cual es la que te horripila? Cuéntamelo. Prometo no mirarte mal ni juzgarte si no coincidimos, estoy trabajando en ello, ¿recuerdas?


¡En fin, hasta la semana que viene! Si te gustó el post de hoy, no te prives de nada y suscríbete. Amenazo con redactar uno semanal.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Todos a dieta. ¡Estáis en la Edad de hierro!

Todos a dieta. ¡Estáis en la Edad de hierro!

Como sabrás, estoy metida hasta las cejas en mi novela histórica (Las Nieblas del Tsuna), que transcurre en un periodo convulso y lleno de mal rollo entre los romanos, los ástures y los cántabros. Concretamente me teletransporto al año 20 a.C. y claro, hay que emplearse a fondo en la ambientación. Si quieres saber más sobre este periodo, te invito a leer mi entrada sobre las guerras astur-cántabras. En esta entrada estoy decidida a dejarte buen sabor de boca. ¡Vas a descubrir cual era la dieta de las sociedades castreñas en la Edad del Hierro!

Como los personajes tienen la mala costumbre de alimentarse a diario, he tenido que investigar a cerca de lo que comían en aquella época; no vaya a ser que luego algún lector meticuloso me coja de la oreja y me cante las cuarenta. Si después de leer el libro te vienen unas ganas irrefrenables de adoptar su estilo de vida, aquí te dejo unas indicaciones que valen su peso en oro.

Ese cordero a la estaca me lo hacía yo ahora con gusto…

¿Quieres alimentarte como un ástur/cántabro/galaico?

Bien, en ese caso voy a darte una dieta que ni los hipsters van a poder superar. Coge papel y lápiz porque empezamos:

  • Destierra todo lo que venga de América, principalmente:
    • Pimientos, patatas (si hij@, las patatas no son made in Europe), Tomates (el ketchup también, ¡eeeh!), Calabazas, el chocolate (pensaba dejármelo para el final, por miedo a que no quieras acabar el post, pero me tocaba incluirlo aquí), fresas, aguacates, maíz (si… ese también), es un no parar… 
  • Comienza a hacerte a la idea de que para poder comer carne, tenías que matar al bicho primero. Esto quiere decir que :
  • eres bueno cazando jabalíes, ciervos, rebecos, pájaros, liebres etc. Sin escopeta. (Respect)
fiuuuu
  • eres coleguita del que cazaba bien.
  • cuidas cabras, ovejas, cerdos, caballos y vacas. No se podían matar a la ligera, había que racionarlos, ya que daban mucha faena.
  • Puedes seguir comiendo jamón. Sabían hacer jamones, tranquil@. No todo iba a ser chungo.
  • deberías olvidarte de las gallinas y los pollos. No formaron parte de la granja hasta bien establecidos los romanos. Esos eran fáciles de matar, ¿eh, bandid@…?
Adiós, Nuggets…
  • El pescado marisco eran bien conocidos. No hacía falta que nadie viniera a descubrírselo. Supongo que aquí se te habrá pasado un poco el disgusto del chocolate. 
  • Plantea incorporar alimentos que en la vida se te había pasado por la cabeza comer:
    • Bellotas de encina y roble en todas sus formas: harina, gachas, pan… (gran parte del año basaban su dieta en este producto)
    • Castañas. Eran las reinas del cotarro a falta de patatas. Como apunte anecdótico repelente, te diré que los bosques de castaños eran en muchos casos propiedad real durante la edad media. Imagina la importancia gastronómica y económica de este cultivo.
— Boudica, sácame unas bellotas garrapiñadas y un poco de hidromiel.
  • En cuanto a dulces, la miel era la reina, y era muy cotizada en la dieta del la Edad del Hierro por el elevado precio que suponía ir a cosecharla.
  • Completaban la dieta con todo tipo de frutos secos y legumbres (lentejas, habas, garbanzos, etc.) y verduras, ya que hay evidencias que respaldan la presencia de pequeños huertos aunque los castros estuvieran en alta montaña.

Y de beber, ¿qué?

  • Bebían cerveza e hidromiel. Sabían procesarla pero no era como la que conocemos porque no añadían lúpulo a la mezcla, por lo tanto no tenía burbujitas ni era tan amarga como la de ahora. El vino sabía mejor si era robado. Por eso de vez en cuando bajaban a saquear a los Vacceos, que sí tenían vino. Por otra parte, si se sacrificaba un animal, según Estrabón, te tocaba beber sangre del animal en cuestión. Esto es así, ya te dije que los hipsters nunca podrían superar esto. 
Si te da asquito eso de beber de un cuerno, siempre puedes pillarte uno de estos en Amazon. (por cierto, la vajilla de los ástures era de madera. Por eso no se conservan ejemplos de vasijas de cerámica)

Verás que a los antiguos norteños les iba la comida sencilla, pero de calidad. Estoy segura de que era un aspecto que reflejaba su estilo de vida sobrio y espectacular al mismo tiempo. 

Y hasta aquí me documenté yo. En otro post hablaré de otra cosa súper importante en el día a día: la drogaína que tomaban los pobladores de Ástura, Cantabria y alrededores. Ya os adelanto que el tabaco no estaba de moda por la zona en aquella época, les iban más las setas y otras cosas mágicas.

¿Te gustó mi post? ¡No te quedes sin noticias mías y suscríbete!

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Conoce dónde sucedió todo

Conoce dónde sucedió todo

Las montañas de Ástura

En la provincia de León puedes encontrar entornos tan dispares como los Picos de Europa o la Ribera, el Páramo leonés, los Ancares, El Bierzo con su microclima, Omaña con sus bosques, Babia de ensueño, y cómo no, el valle del río Luna. Estos tres últimos forman parte de la lista de Reservas de la Biosfera, patrocinada por la UNESCO. Además, Babia y Luna son Parque Natural

Parte de la historia que nos ocupa (Las Nieblas del Tsuna) transcurre en el paraje de Mallo de Luna y sus alrededores. Es el pueblo de mi madre, pero lo considero tan mio como la que más.

Mallo de Luna
Las Nieblas del Tsuna

Mallo de Luna

Se trata de una pedanía de Barrios de Luna, municipio que aguas abajo, a la sombra del muro de contención, agrupa los pueblos mutilados por el embalse y algunos más que consiguieron salvarse.

Con a penas 20 habitantes en invierno, vive sus días de máximo trasiego durante el verano, como casi todos los pueblos de la zona.

Lo que diferencia Mallo del resto es que aquí se acaba la carretera. Si no fuera por la Autopista, sería un reducto de paz inespugnable, pero por desgracia, ni eso nos concedió el avasalle de la vida moderna.

mallo de luna
Con los cuetos o Mallos, que le dan el nombre al pueblo

Aún así, como pasa con las personas castigadas por la edad, «el que tuvo, retuvo», y mi pueblo es de lo más bonito que verás en el norte de España.

No se si se nota que siento pasión por mi pueblo. A él le he dedicado cuentos, artículos, relatos (algunos premiados, y hasta un blog) pero me faltaba algo más ambicioso. Algo que le diera un empuje, una ilusión, algo de qué hablar…. y pensé: pues mira, una novela no iría mal.

Espero de corazón que si tras leer la novela tenéis la oportunidad de visitarlo, gocéis de su entorno, de sus gentes, de sus cicatrices, como lo he hecho yo…

Suscríbete. Es gratis y te mantendré informad@ de aspectos curiosos de nuestra historia antigua

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!