Categoría: Mitología celta

Todo lo que necesitas saber sobre los dioses celtas y sus seres mitológicos, pero sin dormirte de aburrimiento.

Este blog NO es lo que buscas

Este blog NO es lo que buscas

¿Vienes buscando una fuente de información seria, de corte académico, tradicional? ¿Quizás algo de bibliografía celta contrastada? Pues este blog no es lo que buscas. Te explico:

A principios de esta semana tuve la ocasión de intercambiar impresiones con un destacado miembro del colectivo céltico en España. Esta persona no estaba de acuerdo con mi modo de enfocar los posts relacionados con la cultura celta, sus curiosidades y demás cosas que me voy encontrando a medida que me documento para escribir.

Me decía que no escribía con el debido respeto sobre una cultura que muchos consideran suya como la que más. Además, a su parecer, escribo de manera sesgada. No pongo por escrito mis fuentes y parece que mi objetivo es ganar dinero a costa de la memoria de nuestros antepasados. Todo correcto, salvo la parte en negrita.

No gano ni un duro con esto

De momento, este proyecto no me está dando más que pérdidas. Ya saben ustedes, lo de pagar un dominio para que las editoriales vean (llegado el supuesto que acabo por fin) que vas en serio, un web hosting decente, libros de temática celta que Amazon intenta colarme a diario porque sabe que pico (debo ser la cliente platinum del sector, jajaja), madrugones para poder escribir…

No sé si algún día acabaré mi libro. La decisión de escribir en un blog para difundir las curiosidades con las que me voy encontrando en mi camino fue difícil. Me resta una cantidad de tiempo y energía enorme para mi objetivo: publicarlo y homenajear a una tierra silenciada, que a mi parecer, está olvidando su grandeza; recordar a mis ancestros para aprender de mí misma a través de su forma de ser . Y algunas veces confieso que me gustaría tirar la toalla, porque al final es un esfuerzo que sólo me aporta una satisfacción: compartir, saber que no estoy sola. Y ya.

Mi blog no está concebido para ser una referencia seria de bibliografía celta. Quedas avisad@. Si venías con esa idea, este no es el blog que buscas. De lo que voy aprendiendo en libros, artículos especializados y webs que a mí me parecen más o menos serios, me quedo con lo que más me convence (sí, contrasto información: a ningún autor de histórica, aunque meta fantasía, le gusta que le tiren de la oreja sus lectores al leer el libro, es muy bochornoso) y cuando veo algo que me gusta, lo comparto de una manera distinta. Porque si lo transcribiese, entiendo que no aporto nada.

Escribo lo que me gustaría leer

En mi caso, decidí darle un toque de humor. En su momento, pensé que era una buena alternativa a la bibliografía celta tradicional, seria, académica, muy correcta y necesaria que me leía para documentarme. Pensé en escribir lo que me hubiera gustado leer cuando me mareo de tanto artículo riguroso. Y aquí estamos. En cuanto aportas esa visión personal, puede no coincidir con la sensibilidad del que te lee. Lo siento si es así; pero no es mi intención molestarte. Recuerda: si quieres agotar las existencias de café porque se te va a caducar, con un texto aséptico: este no es el blog que buscas.

Siempre puedo mejorar

Creo con firmeza que todo se puede comentar constructivamente. Yo estoy abierta a distintos enfoques, a mejorar mil cosas que no hago bien, a rectificar cuando no estoy en lo cierto; porque soy humana y hay gente que sabe infinitamente más que yo. Te animo siempre a comentar desde el respeto si algo no os parece correcto. ¡Yo quiero aprender!

Pero este es mi estilo (de momento), y sí: me importa muchísimo el tema sobre el que escribo. Nadie en su sano juicio se levanta a las 6 de la mañana para aporrear el teclado si no le importa lo que va a escribir (o le pagan por ello, que no es el caso). Todo lo que publico pasa por mi filtro personal y mi interpretación de los hechos. Repito: Aquí no encontrarás bibliografía celta tradicional, sin sesgar, de corte académico… Si es así, Este blog no es lo que buscas. Pero no quiero que te vayas con las manos vacías. Déjame indicarte qué es lo que consulto cuando quiero documentarme:

Webs indispensables: mi bibliografía celta

No están todas las que son. Pero son todas las que están. Te pongo sólo algunas de las que están en español, más que nada porque se centran en la céltica de la península, que es lo que me interesa a mí.

Se trata de la web de una Licenciada en historia que se centra en el estudio de los celtas en la Península Ibérica. En palabras textuales:

» En Céltica Hispana trabajo investigando y reorganizando la información que nos proporciona la arqueología, la epigrafía, la numismática, la literatura y otras fuentes para recuperar todo lo relacionado con los pueblos celtibéricos, estando en constante actualización conforme avanzan nuestros conocimientos. 

Pretendo hacer llegar esta parte de nuestro pasado de una forma amena pero rigurosa para acercar la Historia a todos los públicos y despertar el interés por los pueblos célticos prerromanos de la Península Ibérica.
«

  • La forja y la espada, de Gonzalo Rodriguez García, Doctor en historia y autor de diversos libros de divulgación histórica. Cuando habla de su proyecto, cita textualmente:

«Habiéndonos doctorado con un estudio sobre la antigua Hispania céltica y habiendo adaptado nuestros trabajos de tesis al ámbito de la divulgación y publicación, aprovecharemos esta web para dar a conocer y compartir con vosotros nuestros textos. Son tres las publicaciones que se derivan de nuestra tesis doctoral. Por un lado un trabajo sobre La Tradición Guerrera de la Hispania Céltica. Un estudio en definitiva sobre los principios, valores y creencias de la céltica hispánica. Por otro, un trabajo sobre El fenómeno del Celtismo. En el que estudiamos la presencia del Mundo Celta en la cultura popular de nuestro tiempo. Y finalmente un trabajo sobre La Conquista Romana de Hispania. En el que como en un cronograma, recorremos los doscientos años de guerras, batallas, asedios y heroísmo que constituyeron la conquista de la Hispania prerromana.»

Yo tengo uno de sus libros, y la verdad es que aunque hay que estar despejado para leerlo, aporta una información relevante y útil para mi novela.

Los celtas, Héroes y magia.
Gonzalo Rodríguez García
Portada de la última obra de Gonzalo Rodríguez García.

Este es uno de los blogs del autor del libro titulado «Breve historia de los celtas». que también recomiendo consultar en mi lista de bibliografía celta (entre otros). Manuel Velasco es un habitual de las tertulias radiofónicas de los programas como «La escóbula de la Brújula». A mí me pareció que este señor dominaba bastante bien el tema.

También me descargué su libro en kindle y me pareció un básico que todo amante de la cultura celta debería tener.

  • Academia.edu es un servicio bastísimo de publicaciones académicas, de gente que estudia y publica en revistas especializadas en multitud de disciplinas universitarias. Cuando realizas una búsqueda, como por ejemplo: celtas, te aparecen todas las publicaciones relacionadas con la palabra celta que los usuarios (suele ser profesorado universitario) cuelgan para dar salida a sus artículos. Aquí te dejo un ejemplo cualquiera.

Bibliografía celta: publicaciones en papel

Te voy a poner las que he comprado y tengo físicamente en casa. Lo sé, no es mucho, pero prefiero ir comprándolos a medida que me acabo el último.

El amor que siento por el trabajo de este Doctor en Arqueología no es ningún secreto. A través de sus estudios arqueológicos se deducen conceptos que describen, con la ciencia en la mano, algunos aspectos de la realidad de los astures. Puedes escuchar la entrevista (divertida, claro, qué le vamos a hacer) que le hice hace unos meses. Fue todo un honor.

alfonso fanjul, Los astures: un pueblo céltico del noroeste peninsular
Los astures, un pueblo céltico del noroeste peninsular.
  • Despertaferro. Esta es una revista que se especializa en historia antigua y medieval. Es un básico en la bibliografía y el tema celta suele ser bastante reincidente. Se centra en el tema bélico y va ilustrada a todo color. Si, me compré el número 45, como buena friki del tema y me lo leí del tirón. Aquí descubrí a E. Peralta Labrador, el reputado arqueólogo con quien tuve la suerte de contactar para preguntarle si había alguna hipótesis de dónde podría haberse producido el robo del Águila de la Legio I Augusta.
Despertaferro Ediciones: las guerras astur-cántabras
Portada Nº 45

Esta es mi última adquisición en la lista de mi bibliografía celta. Me lo recomendó un miembro de la asociación de Astures y Romanos de Astorga por sus increíbles ilustraciones de los astures. En él se habla y se observa su posible indumentaria, su panoplia militar, los objetos cotidianos, arquitectura, etc. Me está gustando mucho y lo llevo siempre en mi bolso XXL de madre de mellizas. La Seisdedos a mi lado no tiene nada que hacer. (Ya me estoy poniendo amena, y yo que quería parecer un poco más seria en este post… ¡ains!)

Celtas en Asturies, Alberto Álvarez Peña
Portada del Ilustrador Etnográfico Alberto Álvarez Peña
  • CUENTOS CELTAS. Joseph Jacobs, Miraguano ediciones. Esta no es una obra de divulgación científica, sino un compendio de cuentos tradicionales de los que se puede extraer mucho material sobre la forma de ser del pueblo celta Irlandés, costumbres, etc. Extrapolando la filosofía céltica a lo que me interesa, lo considero un documento interesante y por eso lo añado a la lista de mi bibliografía celta.
Cuentos celtas
Sí, la de los corazoncitos y caritas sonrientes soy yo.

Podcasts con temática celta

Yo tiro un montón de podcasts porque no se si ha quedado claro que soy una Yonki del tiempo y con ese recurso puedo adelantar otras tareas mientras me culturizo. No es una fuente tan formal como las escritas, pero si tenemos en cuenta que son los mismos señores que escriben los libros y los blogs, podría decirse que la esencia del contenido es la misma.

Aquí os pongo unos pocos enlaces que me encantaron y los escucho siempre que puedo. Si te paseas por Ivoox verás que hay muchos más, sírvete a discreción.

¿Y tu? ¿de qué fuentes celtas bebes?

¿Podrías recomendarme al menos un libro, una web seria, o un podcast para ampliar la lista? Yo no tengo prisa por seguir aprendiendo, es una maratón. Poco a poco, iremos sabiendo que no sabemos nada. La cosa es tomárselo con humor para hacer la prueba más llevadera.

Si te gustó mi post, suscríbete. No muerdo (y de vez en cuando cae algún regalito (Calendario mitológico celta entre otras cosas) para los suscriptores más majos, los que tienen mejor humor… que no, que doy amor para todos, ¡no te preocupes!).

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Mi TOP TEN de palabras celtas

Mi TOP TEN de palabras celtas

Cuando comencé a escribir mi novela, Las Nieblas del Tsuna, me imaginé a mi misma viajando al pasado hace más de dos mil años. Entonces, me pregunté si habría alguna posibilidad de entenderse con los ástures, cántabros y galaicos de la época de las Guerras Cántabras, aunque fuera con palabras sueltas. Cuando me dispuse a investigar sobre el tema descubrí un par de cosillas que vengo a contarte hoy.

Cada vez que abres la boca, existe una posibilidad nada despreciable de que tus labios dejen salir una palabra de origen celta. Fíbulas, calderos, espadas de antenas; no son los únicos vestigios que delatan nuestro pasado ancestral. De hecho, la gente se sorprende cuando descubre que palabras que están muy presentes en nuestro día a día provienen del idioma que hablaban los celtas de la península ibérica y alrededores.

¿Cómo es posible?

Algunas palabras celtas fueron «absorbidas» por el latín de los romanos, quizás porque el objeto a nombrar era invención celta, o simplemente por comodidad, ya que en ese momento aquella palabra era muy difícil de sustituir con su homónima latina. Esas palabras quedaron adheridas al latín y fueron evolucionando a la par que el idioma.

Porque, ya sabes: las lenguas son realidades vivas que evolucionan con el paso del tiempo y las costumbres de lo parlantes. Es el tiempo, precisamente, quien se encarga de borrar la memoria y cincelar las palabras como si fueran rocas lavadas, de tal manera que, si uno no es experto en etimología, al final desconoce que tal o cual palabra tenía origen celta. Hay palabras que han ido evolucionando a la par que el latín, como por ejemplo, la palabra camisa — camisia — ???, de la que no estamos seguros de su forma real de origen al cien por cien.

palabras celtas
Las palabras son cantos rodados… y los escritores construimos con ellas casas 😉

Otras, por increíble que parezca, a penas han sufrido cambios y son precisamente esas palabras las que quiero mostraros hoy. Vamos, que si llegarais con una máquina del tiempo a las Guerras Astur-Cántabras y dijerais una de estas diez palabras, os entenderían seguro

Mis criterios de selección

Para elaborar esta lista de las diez palabras celtas (sin casi variaciones) más utilizadas en el castellano, me he pasado unos días recopilando palabras celtas de estudios varios en la web, como el de Hanna Müller en su Trabajo Final de Grado ( que se puede descargar aquí), y después, una vez hecha la lista, he pensado en ordenarlas según el uso habitual que les damos. Obviamente, no hay un estudio que diga cuál de ellas usamos más. Eso es cosa mía. Quizás cada uno debiera emplear su propio top ten, ordenando las palabras en función de la frecuencia de uso.

En cualquier caso, comenzamos:

1. Cerveza

la palabra cerveza, de origen celta.
En un Oktoberfest cualquiera, cuando era joven…

La primera palabra tenía que ser esta. No puedo ser hipócrita. Ya comenté en la entrada de la dieta de la edad del Hierro que nuestros antepasados celtas eran maestros cerveceros, aunque no hacían la cerveza tal y como la conocemos hoy en día (no usaban lúpulo, por ejemplo). La cerveza debía ser motivo de orgullo y la palabra para nombrarla debió perdurar como seña de identidad a pesar del latín.

La RAE dice que viene del latín, de la palabra Cervesia. Pero además indica que es una palabra de origen celta.

2. Camino

Según la RAE, camino se define como:

Del lat. vulg. cammīnus, voz de or. celta, y este de or. hisp.cf. celtíbero camanon.

1. m. Tierra hollada por donde

 se transita habitualmente.

RAE

Dicen que todos los caminos van a Roma. Pero la palabra en sí es celtíbera. Recuérdalo.

3. Colmena

colmena, origen celta
Colmena

Los estudios etimológicos aseguran que este vocablo apenas ha variado desde su incorporación al latín. Según la RAE, se explica lo siguiente:

Quizá del celta:

 *kolmēnā,der. de *kŏlmos ‘paja’; cf. bretón kôlôen-wénan, de kôlô ‘paja’ y wénan ‘abejas’.

Si lo piensas bien, el panal se parece a un montón de pajas dispuestas en un haz, como si fueras a mirar a través de los agujeros de las pajitas… Tiene sentido,¿no?

4. Gancho

Si tuviéramos que hablar con un paisano ástur o cántabro (suponiendo que entre ellos se entendían) sobre una rama rota de árbol de la que podemos colgar algo, gancho seguiría siendo nuestra palabra clave, ya que a penas ha variado con el tiempo y lograríamos entendernos con ellos.

La RAE, por su parte, dice que es de origen incierto. En fín, Esto sólo se sabe si viajas al pasado.

5. Abedul

abedul, palabra de origen celta
Imagen de mobinovyc en Pixabay

Los árboles eran, para los celtas, mucho más que un recurso natural. En ellos se encarnaba la magia de la naturaleza. No es de extrañar que el nombre de alguno de esos árboles conservara casi su forma original a pesar de los años. La wikipedia dice que, según la teoría más aceptada, su nombre procedería del latín betūlla que a su vez procedería de la palabra betu que era como los celtas designaban al abedul.

Dada la flexibilidad y dureza de las ramillas del abedul, fueron utilizadas como instrumento de flagelación; en otros tiempos los profesores las utilizaban para imponer dura disciplina en las aulas. Un episodio digno de olvidar, sin duda.

6. Páramo

páramo es también de origen celta, prerromano.
El páramo. Normal que deje huella. Brrrr

Siempre que escucho esta palabra, me viene a la mente León. Según la RAE, tenemos lo siguiente:

páramo

Del lat. parămus, voz de or. prerromano.

1. m. Terreno yermo, raso y desabrigado.

2. m. Lugar frío y desamparado.

RAE

No es de extrañar que un lugar tan característico y con tanta fuerza como el Páramo Leonés, que irónicamente goza ahora de verdor gracias a los embalses de las montañas, dejara huella en el latín y se asegurara un hueco en la etimología.

7. Vasallo

Vasallo. palabra de origen celta
Vasallo y señor. Un clásico de todos los tiempos. ¿Veis el amor de sus miradas? oro puro.

Los celtas eran muy de vasallaje y clientela. Y si no te lo crees, te recomiendo que leas la obra «Los celtas. Héroes y magia» de Gonzalo Rodríguez García. Según este experto, su estructura social giraba entorno a la clase guerrera, la cual garantizaba la protección de las poblaciones a cambio de vasallaje (servir, abastecer, mano de obra, etc). Dentro de la casta guerrera, la fidelidad a su jefe llegaba a límites insospechados. No es extraño que esta palabra perdurare en el tiempo, tal y como comenta este artículo de la wikipedia:

La palabra latina medieval vassallus deriva del latín clásico vassus («sirviente«), que a su vez es posiblemente una cognata de origen indoeuropeo con la raíz céltica wasso- («joven, escudero«); como en la palabra galesagwas (con el idéntico significado de «joven» o «sirviente»), en la bretona goaz («sirviente», «vasallo», «hombre») y en la irlandesa foss(«sirviente»).

Wikipedia

Se me acaba de ocurrir que «guaje» podía venir de esta raíz celta… Ya sé que dicen que viene de washer, de cuando el tejido industrial del s. XIX se dejó caer desde Inglaterra a Asturias, pero oye, se me ha encendido la neurona por ahí, quizás no vaya tan mal encaminada.

Sheldon, repelente celta
Seguro que algún Sheldon de la Etimología rompía una lanza en favor de mi teoría.

8. Brío

Me encanta esta palabra. Y os adelanto algo: en Las Nieblas del Tsuna, una de las protagonistas tiene un mastín leonés (ya sé que ahora se empeñan en llamarlo «español», pero es Leonés, ahí no hay concesiones) y se llama Brío. No escogí el nombre al tuntún. Sabía que era de origen celta (brigos), era corto y significa «espíritu, valor, resolución«. Todo lo que se espera de un buen mastín (leonés, claro.), en la lucha contra las bestias del monte.

Mastín leonés. Brío es de origen celta.
Así, bien atigrado, como me gustan a mí.

9. Brezo

Brezo es de origen celta.
La imagen habla por sí sola. ¿Cómo no se iba a quedar la palabra «brezo» entre nosotros? Foto sacada por Eduardo Alonso en algún monte de León este mes de junio.

A ver, ¿qué dice la RAE?

brezo1.

Del lat. hisp. *broccius, y este del celta *vroicos; cf. galés grug, irl. ant. froechy gaélico fraoch.

1. m. Arbusto de la familia de las ericáceas, 

de uno a dos metros de altura, muy ramoso, con hojas verticales,

 lineales y lampiñas, flores pequeñas en grupos axilares, 

de color blanco verdoso o rojizas, madera dura y raíces

 gruesas, que sirven para hacer carbón de fragua y pipas de fumador.

RAE

10. Tancar

Quizás no te suene, porque en castellano, la palabra está en desuso. Pero a mi me suena y de hecho la utilizo muchísimas veces al día, en valenciano. Tancar en valenciano es cerrar. Según la RAE, tenemos que:

tancar, origen celta
Vamos a tancar la herida

tancar
 
Del lat. vulg. *tancāre ‘fijar, sujetar’, y este del celta *tankō.
1. tr. rur. coloq. El Salv. y Hond. Detener la salida de un líquido,

 especialmente la sangre de una herida.

RAE

Hay muchas más

Lo sé. Tú te sabes quince más. Algunas te suenan mucho más que las que yo he puesto. Es normal. El lenguaje se amolda como un guante a nuestra vida y cada uno tiene una talla, unas palabras más habituales, unas vivencias con las que utilizarlas para recordar…Son broches (de origen celta) que llevamos puestos en nuestras conversaciones, y los llevamos sin darnos cuenta en la mayoría de las ocasiones. Pero esos broches brillan con luz propia y dan riqueza al conjunto. Es como salir a la calle y llevar puesta una fíbula de caballito: la gracia está en saber qué es y de donde viene…

préstamos celtas
recuerda de dónde vienen tus palabras…

Si te gustó, comparte. Si te gustó mucho, suscríbete. Así sabré que voy en la buena dirección. Mis suscriptores tienen acceso a contenido exclusivo, con el que tengo pensado hacer cosas muy chulas en breve.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
¿Porqué no pude dejar de leer Sorgina?

¿Porqué no pude dejar de leer Sorgina?

Hoy vengo a hablaros de un libro que merece reseña propia: Sorgina, de Alister Mairon. Y es que los que viven conmigo día a día saben que soy una yonki del tiempo. Necesitaría otras 24 horas al día para hacer todo lo que tengo en mente (Las Nieblas del Tsuna, la página del FB, mi página oficial, leer, el trabajo, mis hijas, mi marido, y un largo etc). No es de extrañar que si empiezo un libro y me sale rana, me pille un cabreo monumental.

Cara de una cazadora de leyendas indignada con el libro de turno.

Por eso este año me he propuesto leer sólo libros que merezcan la pena ser leídos, de los que pueda aprender cosas; ya sea a nivel literario, como el que me estoy leyendo de Carlos Sisí (Nigromante) o a nivel temático, como La Voz de Lug, de Toti Martínez de Lezea. Hace unos días me acabé el de Sorgina, de Alister Mairon y creo que estoy en situación de contaros mi resumen y de porqué deberíais leérosla.

Antes de nada, me gustaría agradecer a todos aquellos que me recomendaron ésta y otras obras relacionadas con la mitología asturiana. Fuisteis muchos y gracias a vosotros he podido ampliar horizontes. A ver si puedo seguir leyendo de esa lista de sugerencias.

Sinopsis

Pues bien, esta es la historia de una cazadora de monstruos sin súper poderes ni profecías raras de por medio. Sólo su habilidad y sus agallas la salvan de visitar el infierno cuando lucha contra seres malignos que hacen la vida imposible a los campesinos del norte de la España del siglo XVIII. Pero en esta ocasión, Paloma (su nombre verdadero) tiene una misión mucho más personal. Su amada ha sido raptada por un ser maligno y al seguir su rastro, se verá envuelta en una serie de aventuras contra bichos mitológicos tales como el Busgosu, la Güestia, etc…

segono
Me encanta la escena en la que aparece el cuélebre

A su lado, un carismático demonio de forma humana la ayuda en su misión a cambio de llevarse su alma al infierno. Tras ellos, César, la personificación del sadismo al servicio de la Inquisición, necesita atrapar a Paloma y sacarse esa espina que le tortura constantemente. Desea torturarla con todas sus fuerzas y hará lo que sea para conseguirlo.

El final es sorprendente y por tanto no lo desvelaré. Pero va cargado de magia, giros argumentales, acción y justicia kármica. Desde luego no me puse como un basilisco al acabarla, todo lo contrario. Y es que la verosimilitud y la coherencia de los personajes con su papel a lo largo de la novela hace que sea difícil cerrar el libro.

Os confieso que me quedé con ganas de más. Espero que haya una segunda parte o una precuela, porque esto tiene tirón para las obras que se le antojen a Alister Mairon.

Cosas que me gustaron en particular

Por una parte, el bable aparece con total naturalidad en algunos diálogos y hace auténtica la lectura. Por otra, la descripción de los seres mitológicos es maestral, de manera que casi puedes percibir su aliento en la nuca. Además, la trama en sí, con su giro final, es otro de los alicientes para decantarse por invertir tu tiempo en esta novela. Es por tanto una novela original en muchísimos aspectos.

En conclusión

Esta lectura es para ti si:

  • Quieres leer una novela con mitología asturiana
  • Quieres leer una novela dirigida a público adulto (algunas escenas de lucha creo que son algo explícitas, así como las torturas del inquisidor)
  • Te gusta leer pero te agobias con novelas muy largas.
  • Ten cansaste ya de los estereotipos típicos de las novelas históricas/fantásticas y quieres algo innovador, fresco.
  • Estás harto de leer literatura fantástica basada en países extranjeros. Te gustaría leer algo genuino de nuestra historia porque sabes que es un filón por explotar.
  • Te gustan los libros bien escritos. Y lo pongo porque últimamente con las publicaciones autoeditadas se me pone la cara de bruja poseída de arriba.

Si quieres adquirir la novela, está en formato de papel o formato digital. Puedes adquirirla desde el portal de la editorial Ronin Literario, pinchando aquí. Yo me la descargué en formato digital y la verdad es que es muy cómodo, porque a poco que tengas un rato muerto al día, puedes leerlo desde el móvil. Han sido los 2,99€ mejor invertidos en mucho tiempo.

Y hasta aquí mi lectura recomendada del mes. Espero que si la lees, podamos comentar qué te pareció y si valió la pena la inversión de tiempo y dinero.

Si te gustó, suscríbete. Es gratis. No muerdo ni doy la paliza. Sólo escribo dos veces al mes y digo cosas interesantes, prometido. Este mes, además, los suscriptores tienen en su correo un calendario «celtificado» por una servidora, así que no le des más vueltas.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Alfonso Fanjul y los Astures

Alfonso Fanjul y los Astures

El protagonista del post de hoy es Alfonso Fanjul y su libro divulgativo «Los Astures, un pueblo céltico del noroeste peninsular»

Cada vez que me pongo a escribir mi novela, Las Nieblas del Tsuna , observo cómo casi la mitad del tiempo me lo paso investigando. Escribir novela histórica tiene un reto añadido a todo el proceso literario: tienes que estar muy atento a no meter la pata con todo tipo de detalles socioculturales, históricos, económicos, etc. que podrían arruinar la lectura del que te compra el libro.

Las Nieblas del Tsuna
Lectora indignadísima por gazapos históricos. Es mi pesadilla recurrente.

Hasta hace poco, mis fuentes las encontraba en Internet, y aunque procuro ser muy cuidadosa con la documentación, siempre me quedaba la duda de si realmente aquello que leía estaba actualizado o simplemente se basaba en afirmaciones que hizo un señor hace dos mil años. Pero desde que el protagonista de hoy, el doctor en arqueología Alfonso Fanjul, publicara «Los astures. Un pueblo céltico del Noroeste Peninsular» , vivo más tranquila. Esta obra se ha convertido en mi enciclopedia particular ya que toca todos los palos de esta etnia de la Edad del Hierro: su historia, la sociedad astur, su organización, mitología celta de los astures, el legado de sus tradiciones hoy en día, su economía, y la forma en que distribuían sus asentamientos.

Y entonces llegó la idea de la entrevista

¿Cómo podía quedarme de brazos cruzados, sin pregonar a los cuatro vientos mi descubrimiento? Un día fantaseé con hacerle una entrevista para dar a conocer su obra a más gente. Cuando quise darme cuenta, se lo estaba proponiendo (soy así, voy siempre a por el sí). Y sí, aceptó mi propuesta. Os podéis imaginar que me marcara un baile de Carlton en toda regla.

lo conseguí
¡Me dijo que sí! ¡Toma!

Me preparé una batería de preguntas relacionadas con los astures, pero con el sello de la Cazadora de leyendas norteñas, y el resultado es una entrevista genial de media hora que, en mi opinión, deja entrever cuántas cosas se han desmentido sobre los astures y cuánto queda todavía por descubrir. Espero de corazón que disfrutéis escuchando todo lo que nos cuenta Alfonso Fanjul sobre los astures en la Edad del Hierro, tanto como lo hice yo.

Para escuchar la entrevista, sólo tienes que darle al play.

¿Dónde puedo adquirir el libro de Alfonso Fanjul?

Tienes dos formas básicas de conseguirlo. Si eres amante del libro en papel de toda la vida, está disponible en el portal de Instituto de Estudios Bercianos. Si por el contrario, prefieres la edición digital, puedes descargarlo aquí.

Esto debería estar en tu biblioteca. ¡Ya!

Yo quiero más

Sí. Quiero más información de nuestros ancestros. Como comentaba Alfonso, queda mucho por estudiar en el territorio astur, que a diferencia de nuestros vecinos cántabros y galaicos, a penas está excavado y procesado. Por eso animo a las administraciones pertinentes a que autoricen y financien estas iniciativas para saber más de nuestro pasado. Y también animo a los arqueólogos a que no desistan en su empeño. ¡Hay gente ahí fuera muy interesada en saber de vuestra labor!

¿Eres arqueólogo y estás trabajando en el territorio Ástur? ¿Quieres dar a conocer tus últimos descubrimientos? Escríbeme.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Beltaine: Cinco razones para celebrarlo

Beltaine: Cinco razones para celebrarlo

Desde que me metí en la aventura de escribir mi primera novela (todavía estoy en ello), Las Nieblas del Tsuna, me he estado empapando (por necesidad y gusto) de las dos culturas que chocan en la novela. Por un lado, los romanos: quizás el pueblo que mejor conozco de antemano dada su impronta en la historia; por el otro, los celtas (astures, cántabros, galaicos, etc.)

De estos últimos aprendo cosas todos los días, no solo de mi pasado, si no de mí misma. No es de extrañar que eso afecte a la trama del libro y en el enfoque que sin querer (queriendo) le voy dando a medida que escribo. Una de las cosas que más me gustan de nuestros antepasados es su relación con la naturaleza. Por eso no voy a contarte cómo celebraban Beltane los celtas. Para eso puedes consultarlo en las webs que te adjunto abajo. Pero déjame darte cinco razones para celebrarlo.

Estamos desconectados

Puede que seas de ese reducido porcentaje de afortunados que viven en contacto habitual con la naturaleza. De esos que viven desenganchados de las nuevas tecnologías, libres del yugo del móvil y las redes sociales. Pero la realidad es que seguramente me estás leyendo desde un smartphone y estás suscrito a mi página de FB o a mi Newsletter y te da vergüenza confesar el tiempo que pierdes mirando ese dispositivo que tienes entre manos. Antes de los smartphones, bastaba con salir de casa. Pero desde su aparición, la virtualidad no se despega ni un segundo de nuestras vidas y a mí, en particular, me preocupa. En fin, ¡tranqui! no estás sol@. Vivimos en una realidad a caballo entre la virtualidad y la inconsciencia.

Incluso si te vas de excursión al monte para desconectar, el smartphone va a estar ahí por si acaso sucede algún imprevisto. Ah… de ahí a mirar el FB no va nada, te lo aseguro. Pero… ¿dónde quiero ir a parar? pues a lo más importante: vivimos desconectados de la naturaleza.

¡Es una sensación constante que tengo! ¿tú no la has sentido? es necesario recalibrar nuestro lugar en el mundo para que nuestro futuro llegue a buen puerto y puede que los celtas nos den unas cuantas lecciones. He aquí cinco razones que te convencerán para comenzar a celebrar Beltaine.

1. Beltaine es purificación

Los días se alargan, la vida vuelve a los árboles, el campo está en su época de mayor esplendor. Es conveniente recibir esa oleada de energía de la mejor manera posible. Por eso deberías probar a purificar tu cuerpo y tu alma.

  • Fija un tiempo sin móvil, olvídalo en casa.
  • Date un baño de naturaleza, aunque sea paseando en un parque.
  • Párate un momento a desterrar rencores y pensamientos negativos.
  • Deja de comer esas cosas que sabes que no te hacen bien. Prueba algo nuevo y saludable.
Si queréis realizar el ritual como nuestros antepasados celtas, aquí dan algunas directrices…Imagen obtenida de «lo que me gusta»

2. Beltaine es fertilidad

La primavera, la sangre altera. No es un dicho vacío. En los fuegos de Beltaine, Belenos, dios del Sol, y la Diosa Madre se juntan para darse amor. Sé como ellos. Si tienes pareja, es una fecha ideal para el reencuentro CONSCIENTE de vuestras almas y vuestros cuerpos. No hace falta que encarguéis un bebé (oye, que igual sí, depende de la pareja), pero sí deberíais aprovechar para quitar hierbas muertas y rencores, abonar las flores de vuestra relación con agradecimientos y gestos de amor. Y por qué no… daros muchos mimitos, que el mundo necesita amor.

Desconozco el autor, si alguien sabe de quién es, por favor, que me lo pase y lo referencio.

3. Beltaine es priorizar lo más importante

La energía que traen consigo los días de luz en aumento, debes canalizarla hacia lo que más te interesa:

  • tu familia y amigos
  • tu casa
  • tu medio ambiente
  • tus proyectos personales

Piensa en acciones concretas que deberías hacer para mejorar tu relación con ellos, escríbelas en un post it y pégalo en el espejo del baño. Cumple esas acciones concretas antes de Samhain.

4. Beltaine es fiesta

Lo tienes a huevo. El 1 de mayo es fiesta en casi todo el mundo (bueno, Holanda y China creo que no lo celebran con festivo, qué se le va a hacer), así que puedes trasnochar. Ponte cañón y sal a pasar un buen rato con tu gente. Pero por una vez, no lo hagas por rutina. Festeja con la intención de compartir la alegría de días mejores. Lo bueno está por llegar. Atrás quedaron los días de oscuridad y escasez. Si viviéramos del campo en exclusiva, este argumento tendría una fuerza demoledora, pero por suerte o por desgracia, esa fuerza se ha difuminado con la llegada de la globalización y los supermercados. Otra evidencia más de la desconexión con la naturaleza.

Visita la web
-ESCOCIA-«UNA TIERRA DE LEYENDA Y MISTERIO» para saber más sobre cómo se lo montan en Escocia

5. Beltaine forma parte de ti

La Humanidad lleva celebrando la llegada del buen tiempo y de la primavera (bueno, en las zonas ecuatoriales les daba un poco igual, sólo tienen una o dos estaciones) desde que tiene el título de eso, Humanidad. Lo hacían en las cavernas, lo hacían los nómadas, y por supuesto nuestros ancestros más recientes , desde los primeros indoeuropeos hasta las invasiones visigodas, suevas y musulmanas. Honra a la memoria colectiva y conéctate con tu historia. Escoge la tradición que más te guste (por favor, intenta que no sea sacrificar bichos ni personas) y festeja tu lado histórico.Sé un poco más humano.

Mi reflexión final

Tú y yo nos permitimos el lujo de ignorar los ciclos naturales, porque independientemente de lo que le suceda al mundo, siempre habrá una bandeja de lo que sea en el supermercado. Déjame ir más allá: en Estados Unidos se realizó un estudio en el que se demostró que el 7% de los encuestados pensaba que la leche chocolateada venía de las vacas marrones… ¿te das cuenta de cómo se nos va de las manos?

Sin embargo, y no hace falta remontarse a los celtas, nuestros bisabuelos (quizás también nuestros abuelos) sí vivían una estrecha relación con la naturaleza. El respeto que se les profesaba a los ciclos naturales estaba totalmente justificado. Con la llegada de la tecnología hemos perdido el respeto a los ciclos para sacar mayor rendimiento y beneficios. Ya no es una relación entre iguales (naturaleza-personas). Es una relación de dominación (naturaleza al servicio de las personas). No se si me equivoco, pero los romanos comenzaron con esta tendencia y hasta aquí hemos llegado.

Estamos a tiempo de observar qué rumbo llevamos y analizar si es realmente lo que queremos o si, por el contrario, necesitamos corregir las coordenadas. Escucha tu cuerpo, observa la decadencia del sistema. Decide tus prioridades. Actúa. ¡Hazte un hueco de honor en la historia y trasciende!

Si quieres saber en qué consiste Beltaine, te dejo algunas referencias.

Y recuerda: si te ha gustado el post, sé buen@ y comparte. Suscríbete y cada mes recibirás contenido exclusivo para suscriptores relacionado con nuestro pasado y las leyendas del norte. También puedes dejarme un comentario, estoy segura de que te he tocado la fibra.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Asturican Gods

Asturican Gods

Contra los dioses romanos

—Llegas tarde, hermana. —dijo Deva sonriendo, mientras jugueteaba con las ondas de su melena. —Pensábamos que ya no vendrías.

—¿Crees que es fácil desenvolverse con mi forma humana, querida? a estas alturas del año, se torna seca, arrugada y sin brío. —contestó Brixit con su característica voz cansada. —Además, ¿no había otro roble en el que reunirnos? ¡Este es sin duda el más inaccesible de todos!

Lug, Deva, Belenos, hasta Cosso, todos rieron. La anciana resultaba más cascarrabias y chistosa cuanto más envejecía. Sólo Cernunnos permaneció impasible.  

—Y el más sagrado, anciana Brixit. —le recordó Cernunnos al cogerla de la mano para cerrar el círculo que habían formado bajo el árbol.  —Los pactos de los dioses se sellan siempre al cobijo de un gran roble.

Cernunnos, el dios astado, era el único que conservaba su forma original, puesto que los bosques le conferían toda la energía necesaria para manifestarse en cualquiera de sus formas. 

—Bien, si ya estamos todos, comencemos. No hay tiempo que perder. —añadió Cernunnos mientras apoyaba su mano en el roble. —¡Oh! Roble de los mil inviernos, señor del bosque, nexo entre los mortales y los dioses, testigo de pactos sagrados: ¡Atiende nuestra petición!

—¡Atiéndela! —respondieron todos al unísono.

—Los dioses aquí presentes vienen a decidir su destino bajo tus ramas. Te pedimos ser testigo de nuestro acuerdo, por los inviernos a los que has sobrevivido, y otros tantos a los que sobrevivirás.

El dios astado cerró los ojos y el árbol, en respuesta, dejó cantar sus hojas al viento. Hasta el cierre de la reunión, todo quedaría grabado en su savia para siempre.

—Bien, veo que no soy la única que tiene que recurrir a su forma humana. —continuó Brixit, tras recuperar el resuello. —Las cosas están yendo de mal en peor.

—No es de extrañar, querida. Más de la mitad de los ástures y los cántabros han perecido en batalla. —respondió Cosso, hastiado. El dios de la guerra no podía dejar de acariciar la empuñadura de su falcata, buscando quizás tranquilizarse con el tacto del metal . —Todo el valor y el arrojo que infundí en cada uno de los guerreros fue inútil ante los hijos de la Loba Sarnosa.

—Cosso, hermano mío, no sabes cómo te entiendo. Las viejas costumbres, nuestro modo de hacer las cosas, ya no son efectivos ante el avance de esos Lobeznos Sarnosos. —dijo Belenos mientras posaba su mano sobre el hombro del Dios Guerrero —Cada día, aparezco por el horizonte y me sorprendo al ver que invaden nuestros dominios con artefactos nuevos. No paran de llegarles refuerzos desde el oriente. Cuando me oculto, en el ocaso, ansío el descanso. Pero una y otra vez me veo obligado a ver sus abusos. Es una tortura. 

—Yo he sentido como controlan las aguas, desvían sus cauces naturales, las estancan y aprovechan su fuerza almacenada para horadar los montes. ¡Es un insulto! ¿Cuánta manipulación deberemos soportar? —dijo Deva, diosa de las aguas y los seres que habitan en ellas.

La diosa, que iluminaba el cerco divino con su tez inmaculada y su melena de oro ondulado, no pudo evitar derramar un par de lágrimas. Una por cada mejilla sonrojada. 

—Deva, no llores, ¡no empieces! ¡Por favor!¿No querrás inundarlo todo? —le reprendió Lug. —Aunque, tienes razón. No sólo manipulan las aguas a su voluntad. También las mentes. ¿A cuántos de vosotros han intentado dar un nuevo nombre? Seducen a nuestros fieles, diciéndoles que ellos también nos adoran, pero ¡con otro nombre! —exclamó Lug, golpeando con furia el suelo con su lanza. —Sin ir más lejos, algunos han decidido llamarme Mercurio. ¿Os lo podéis creer? Me han puesto a la altura de ese dios mequetrefe de segunda. ¡A mí!

La lanza comenzó a arder, imbuida por la indignación de Lug, el dios de todos. 

—¡Intentemos una nueva ofensiva!¡Contamos con la ventaja de luchar en nuestro territorio! —dijo Cosso, con el brillo de la guerra en sus ojos. —No podemos apagarnos lentamente ante el avance del enemigo. 

—Sí, Cosso. Si no hacemos algo, nos extinguiremos poco a poco, hasta ser sólo un recuerdo mecido por el viento. —reflexionó Lug —Pero esta vez deberíamos hacerlo de manera distinta. Deberíamos aunar nuestras fuerzas y no combatir por separado. Al fin y al cabo, ese ha sido el fallo que nos ha llevado a esta situación. 

Lug, con su lanza en llamas, adoptó una postura de liderazgo. Se veía capaz de tomar las riendas de la situación y quería arrastrar al resto del cónclave con su entusiasmo. No había otra salida.

—Deberíamos bendecir con nuestra protección a un guerrero que sea capaz de comandar los fieles que todavía quedan vivos. —sugirió Lug, mientras el resto lo miraba en silencio.

Tras unos segundos, la anciana Brixit carraspeó y tragó saliva. Fue la única que tenía objeciones al respecto.

—Lug, chato. Casi no hay guerreros vivos. —dijo la vieja, frunciendo el ceño en un sinfín de arrugas —¿No crees que deberíamos contar con fuerzas alternativas? Propongo que la bendecida sea una mujer. Entonces quizás los resultados sean distintos.

—Bien dicho, hermana. ¡Apoyo la propuesta! —Exclamó Deva, exultante. Había pasado de la melancolía a la alegría en un suspiro.

Lug se giró y miró a Brixit por encima del hombro con gesto de desaprobación. Bendecir a una mujer no estaba en sus planes. Fue a rebatir a la señora del invierno y de las nieves, pero intervino Cernunnos.

—Los dos estáis en lo cierto. Pero hasta las piedras lo saben: no hay dos sin tres. La victoria vendrá de un guerrero, una hija de la tierra y el agua de Nuestros Montes y alguien más. —Cernunnos hizo un silencio para mirar a los ojos a todos los presentes. Respiró hondo y continuó: —Alguien que mantenga la magia viva y pueda unir con su sola presencia el pacto. Alguien en contacto permanente con nosotros, los dioses.

—¡Que así sea! Cuenta con mi luz. — replicó Belenos, tras mesarse el bigote.

—¡Brixit y yo también los bendeciremos! —dijo Deva.

—¡Cuenta con mi furia, Cernunnos! —Exclamó pletórico Cosso.

Sólo quedaba Lug por dar el visto bueno al plan. Cernunnos se aproximó a él y, evitando quemarse las astas con la llama de la lanza sagrada, le cogió de la mano.

—Sólo quedas tú, Lug. Acéptalo. Danos tu visto bueno. —le pidió Cernunnos con una sonrisa de complicidad. —¿Qué más podemos perder?

El dios de todos y de todo desvió la mirada al suelo y sintió miedo por primera vez. En realidad había todavía mucho que perder. Pero al alzar la vista, descubrió en sus hermanos una fuerza que creía ya olvidada. La misma fuerza con la que conquistaron un sinfín de tierras más allá de los mares.

—Contad con mi ingenio y mi lanza. ¡Les haremos recordar nuestro verdadero nombre a través de los tiempos! 

Entonces, el Gran Roble dio por sellado el pacto con un temblor de sus ramas enormes. Estaba escrito en su savia. Ya no había marcha atrás.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!