El Asturleonés: La lengua nos une

Asturllionés, Llionés, bable, mirandés

O al menos debería hacerlo…

No sé si lo he escrito por ahí en algún sitio de mi biografía, pero soy una mestiza cultural. Quizás a ti te pase lo mismo si uno de tus progenitores es del Norte y el otro del Levante, o del Sur. En mi caso, mi madre es de León y mi padre de Castellón y este hecho hace que, a estas alturas de la vida, tenga la capacidad de mirar el mundo desde dos prismas distintos. He crecido en Castellón, pero mi lengua madre es el «castellano adulterado». Una adulteración que una y otra vez me ha llevado a decir eso de que «la lengua nos une«.

asturleonés
Y entonces yo le dije… veeeeeeeen

Perdona, ¿castellano adulterado?¿¡Pero qué te has fumado!?

Bueno, déjame explicarte: el castellano que habla mi madre es muy distinto al que se habla en la zona de Levante, en el sur y si me apuras, en el centro de la península. El acento, la cadencia, incluso el orden de algunas palabras brillan como luces de neón porque la influencia que reciben de otra misteriosa lengua no tiene nada que ver con el Valenciano/Catalán (no me hagáis entrar en la polémica de la denominación, porque es aburridísimo), que es la lengua con la que convive el castellano en mi zona.

Eso hace que cuando alguien habla castellano con esas características, un click en mi cerebro hace que lo detecte y no puedo dejar de prestar atención. Me regodeo cotejando todas y cada una de las peculiaridades del discurso. Me pasa infinidad de veces. Por poner un ejemplo, estoy esperando en el supermercado, y mientras hago cola para pagar en cajas, oigo a, de al lado hablar y el R.A.D.A.R dice: ¡ATENCIÓN, ATENCIÓN: DETECTADO UN NORTEÑO!

Si estoy de humor, y tengo tiempo o la ocasión es propicia, pienso en la forma de abordar a esa persona y preguntarle de qué zona del norte es. Me encanta jugar a adivinarlo. Obviamente, reconozco el acento gallego y el vasco, pero la línea se difumina cuando la persona viene a Castellón desde Asturias, León, parte de Cantabria, Zamora, Salamanca… No voy a decir que todas las personas de estas zonas geográficas hablen exactamente igual, pero mantienen muchas cosas en común que les delatan, y eso es debido a la influencia de esa misteriosa lengua que te mencioné antes. Dependiendo de la zona, cada uno la llama de una manera. Permíteme llamarla Asturleonés de ahora en adelante, aunque también se la conozca como Bable, Pachuezu, Montañés, Mirandés, etc.

Asturleonés… ¿Un invento nuevo?

No. Esto viene de la época de los romanos. Como bien sabrás, la Península Ibérica se dividió en tres provincias una vez alcanzada la Pax romana: Bética, Lusitania y Tarraconense. Cada una de ellas hablaba el latín con su estilo propio, no te pienses que en tiempo de los romanos hablaban todos igual. Parece ser que en la Bética eran más modernillos o cool, y en la Tarraconense y Lusitana eran de estilo más espartano y conservador, y esa manera de ser se reflejaba en su uso del latín. Si a eso le añades que la Bética estaba mucho mejor comunicada que las otras dos, se explicaría como ya en tiempos de los romanos en la Tarraconense se hablaba con un latín de solera, con palabras en desuso ya en aquella época, y con terminaciones fonéticas que se quedaron antiguas en comparación con el latín del resto del Imperio Romano.

Provincias de Hispania tras la Pax Romana.

Pero entonces… Todos los descendientes de la Tarraconense hablaríamos igual, ¿no? Pues no, porque en la zona de los astures ya había una lengua preromana, el ástur. Éste es el ingrediente diferenciador que faltaba para explicar el origen del Asturleonés = Un latín arcaico + Una influencia de lengua prerromana (Ástur) + mucho tiempo + Aislamiento geográfico y romanización tardía + Invasiones visigodas. Así pues, los ástures adoptaron el latín arcaico y lo influenciaron con palabras propias. Conforme avanzamos en el tiempo (s. VIII d.C.), el idioma oficial (latín estándar) y el que se hablaba en la calle en la zona de influencia ástur (Asturleonés), eran dos lenguas bien diferenciadas.

Animación de la zona de influencia Lingüística del Asturleonés.

En el siglo X, se dieron cuenta de que era tontería seguir utilizando el latín para las cosas serias. Sólo unos pocos privilegiados lo dominaban y la verdad es que práctico, práctico, no era. Así que decidieron adoptar el Asturleonés para hacer la cosa mas llevadera y agilizar los trámites burocráticos, testamentos, leyes y fueros, etc.

De esta manera, el mapa lingüístico del Asturleonés variaría con el paso del tiempo en función de los territorios conquistados por los reyes leoneses (de origen visigodo), ampliando así la zona de influencia original.

Su declive en relación al castellano comienza un poco antes de los reyes católicos, cuando Castilla toma el pulso de la política e impone su lengua por cuestiones de «prestigio». Este punto de inflexión marca la cuesta abajo del Asturleonés, que deja de escribirse de manera oficial y pasa a ser hablado fundamentalmente.

El Asturleonés en la actualidad

¡Ay! ¿Qué quieres que te diga?, ¿que la historia de esta lengua acabó con final feliz? En mi opinión, eso depende de las personas que la hablan en la actualidad y de los políticos de las zonas de su influencia histórica. La polémica está servida, porque, ¿qué diferencia al Asturleonés de otras lenguas romances que coexistían con el castellano, como el catalán, el gallego o el aragonés? Nada, todas eran legítimas en su momento. Todas merecen su espacio. Todas son un aspecto cultural básico de la sociedad, no hay mejores ni peores. Menospreciar una lengua porque sólo la hablen unos pocos, o porque no se escriba de manera habitual es un error. Eso no la hace menos digna. Lo maravilloso del Asturleonés es que abre una puerta a la hermandad de pueblos que, quizás por ignorancia, o quizás por intereses oscuros, se ha querido que permanezcan separados.

En la actualidad, el uso de Asturleonés y su reconocimiento oficial depende de esas zonas de influencia. Sólo Portugal lo reconoce como oficial en la zona de Miranda del Duero, mientras que en Asturias y Castilla y León sólo se le reconoce el derecho a ser protegido sin ser cooficial. Esto último, permitidme que me moje, es un sinsentido. ¿Cómo vas a fomentar y proteger algo que no consideras digno de ser oficial?

Para muestra un botón. Yo tengo el ejemplo de la Comunidad Valenciana. Aquí, por H o por B, se dieron cuenta de que si no lo consideraban oficial, era como darle un trato de segunda. Por tanto era como darle un trato de segunda a una cultura propia que nos distingue del resto. Que no es mejor ni peor. Pero es distinta.

A veces me duele no saber hablar asturleonés

Hablo cinco idiomas: Castellano, Valenciano, Inglés, Italiano y Alemán. Con cada uno he crecido como persona y he abierto puertas. He cruzado puentes y he conocido personas maravillosas. Cuando voy a mi pueblo, Mallo de Luna, cambio el acento en un par de horas, y disfruto oír hablar a los más ancianos con ese deje, esas palabras viejas, mágicas. Me siento parte de una cultura que es distinta y que sigue viva a pesar de todo. Me hubiera gustado aprenderlo para profundizar mucho más en esa cultura del noroeste, que con cada muerte de un anciano, muere un poco más.

Soy consciente de que las cosas están cambiando y me alegra saber que hay gente decidida a fomentar su uso. Yo, a modo de guiño y pequeño homenaje, quise introducir en el título de mi novela (Las nieblas del Tsuna) una palabra en pachuezo, variedad dialectal del occidente. Tsuna (lluna) significa Luna en castellano, pero algunos expertos consideran que es un vocablo que proviene del ástur y se incorporó fonéticamente sin cambios al latín porque se parecía a la palabra «luna». Por otra parte, me encanta leer textos en asturleonés, porque es como estar allí. Esas palabras que sólo las oigo cuando voy en verano aparecen escritas y las siento mías.

Con esto no descarto que cuando vuelva a tener tiempo, me ponga manos a la obra y estudie el asturleonés, porque mis orígenes de la parte materna también merecen mi respeto y perpetuación.

Te recomiendo que visites el artículo de la wikipedia que habla de él, porque está muy completo. Además circulan por la red diversos diccionarios y cursos de gramática que ayudan bastante a aprender desde casa si no tienes un centro de formación a mano. Es cuestión de investigar. Yo no te recomiendo ninguno porque no he tenido tiempo de estudiármelos, pero te aseguro que hay material de sobra.

Y tú, ¿Qué piensas acerca de esto?

Me interesa saber tu opinión. ¿Qué es para tí el Asturleonés?. Déjame un comentario al respecto.

Y si te gustó el post, COMPARTE Y SUSCRÍBETE. AMENAZO CON MÁS Y MEJOR.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!

15 comentarios sobre “El Asturleonés: La lengua nos une

  1. Juan García dice:

    Para mi el asturleonés es una cultura. La unión por una cordillera común. La Cordillera Cantábrica. Una unión muy fuerte, porque es desde nuestros antepasados. Cuando el hombre y la mujer idearon un sistemas que les permitió sobrevivir a la dura vida en la montaña.
    Es, sin duda, una comunicación entre los habitantes de una tierra, generalmente, montañosa.

  2. Estimada Marie, da gusto leer lo que escribes sobre la forma de hablar de tu madre y la forma en la que te refieres a esa antigua y «misteriosa lengua». Ojalá despertase en mucha más gente ese sentimiento de respeto, admiración y conservación que se desprende de tus palabras. Solo una cosina, si me la permites: La «misteriosa lengua» es el Leonés (o Llïonés), llamarla «asturleonés» es un error, el asturiano es otra lengua.
    Un afectuoso saludo 😀

    • mariecam dice:

      Hola Raúl,
      Qué ilusión que te prestara el mi artículo.
      La verdad es que yo de ingeniería piloto algo, no mucho. De filología no tanto, así que no sé qué decirte al respecto.
      Sea como fuere, para mi, Asturias es tierra hermana.
      Un abrazo grande

      • Arturo dice:

        El asturleonés es una lengua, no dos, para romperla ya están los que la usan de forma política, estamos tan bien, que mejor dividirla… Raul y compañeros de este, dejar de mirar a los asturianos con el morro torcido, si ves a un asturiano de manera diferente es porque no conoces la cultura tradicional de asturias, y menos la tuya, o la quieres cambiar pa que te cuadre con tu país de las maravillas. Y por supuesto que Asturias y León son una continuación cultural. Haz caso de los filólogos y no de los que tratan de manipular. La lengua va de norte a sur con tres variantes principales, occidental, central y oriental. Y en esas variantes, son lo mismo a uno y a otro lado de la cordillera. Un saludo y muchas gracias.

        • mariecam dice:

          Hola Arturo, buenos días!
          Yo no soy filóloga, como he dicho más arriba. Pero de conflictos derivados del nombre dado a una lengua sé un rato. En el artículo hago referencia a ese tema y es muy aburrido. La intención era fomentar un sentimiento de unidad y opino como tú.
          Pero la realidad es que tanto astures transmontanos como cismontanos han olvidado el pasado común e innegable. No son pocos los asturianos que me han dicho que no se trata del asturleonés, sino de asturiano a secas.

          Me temo que no lo resolveremos en este post…

          • Xaváin dice:

            El tema de la nomenclatura se resuelve fácil viendo la literatura. Hasta el asturiano Padre Galo hablaba de ‘leonés’. Quien quiera borrar eso no es más que un oportunista. Eso sí, eso de que son dos lenguas, teniendo en cuenta que a uno y a otro lado de la cordillera se habla igual, es una estupidez.

    • Argollano dice:

      Home… afirmar que son dos lenguas distintas… es un tanto «Ilógico»
      Como dicen filólogos y expertos en la materia, es la misma lengua pero con variantes…
      Sobre cómo llamarla, nunca se va a llegar a un acuerdo. Los Asturianistas y Leonesistas mas férrimos se encargan de buscar diferencias, en vez de ver las «coincidencias»… Cada uno barre para su casa y prefieren decir que son lenguas diferentes con tal de no dar el brazo a torcer…

      • mariecam dice:

        Yo creo que al final el tema es ese.
        Pero no tengo intención de convencer a nadie, que en el fondo está ahí, con la religión y la política: temas no negociables en reuniones familiares.

  3. Xaváin dice:

    No tiene sentido decir que el latín incorporó un fonema que no formaba parte de su inventario fonético. Ese sonido es muy posterior a la romanización, tanto o más moderno que la palatalización de la L- inicial latina, no sé qué expertos afirmarán lo contrario

  4. Ismael González Millán dice:

    Marié, me ha encantado este artículo, y tus comentarios de respuesta, Y no porque no te mojes, y hagas de diplomática, sino porque son cuestiones que deben dejarse para expertos en lingüística, y sin embargo, las opiniones, y denominaciones, están muy mediatizadas por la política y localismos. Yo tengo entendido que el dominio lingüístico es el leonés (tanto en Asturias como en León, Miranda, etc.), pero veo muy lógica también la denominación de asturleonés. Lo que no cabe de ninguna manera es que a todo ese dominio se le acabe llamando asturiano porque los hermanos transmontanos tengan más fuerza por tener una autonomía detrás, y se hayan organizado antes.. Un saludo, compañera..

  5. Marié Campos dice:

    Bienvenido, Ismael!
    ¡Gracias por tu comentario!
    Estoy acostumbrada a este tipo de debate, sólo que cambiando las lenguas(catalán y valenciano)… son muchos años tratando de quedarme con lo mejor y huyendo de enzarzamientos motivados por la nomenclatura.
    Yo intentaría saltarme esa parte, y aprender de los errores de otros procesos anteriores (determinación, oficialidad, etc) para no repetirlos.
    ¡Espero verte mucho por aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *