Etiqueta: pasado celta

¿Vienen las pallozas y los Teitos de la Edad del Hierro?

¿Vienen las pallozas y los Teitos de la Edad del Hierro?

Estaba yo ayer escribiendo una escena de cama en Las Nieblas del Tsuna, y claro, ya sabéis que en los momentos amorosos el ambiente influye. Para bien o para mal, pero influye. Humedad relativa, iluminación, temperatura, aroma, espacio disponible, intimidad, opciones de aseo personal, vistas, ruidos de los vecinos… Vamos, que no es lo mismo arrimar la cebolleta en un hotel de cinco estrellas que en el descansillo de tu edificio. La pregunta es: ¿Y en las casas castreñas ? ¿Son las pallozas o los teitos la versión más parecida que tenemos actualmente de aquellas de la Edad del Hierro?

sexo edad del hierro
El ambiente de las casas castreñas de la Edad del Hierro debía tener un toque de Vikings, seguro. ¡Ay! Ragnar… Se iban a empañar hasta las piedras.

En este caso la escena transcurría en una casa castreña, la construcción madre de los Teitos y las Pallozas que se estilaba en la Edad del Hierro. Éstas últimas heredan la misma idea estructural, el mismo uso de los materiales de construcción y las mismas prestaciones arquitectónicas de una casa castreña, porque… si algo funciona, ¿Para qué cambiarlo? Las pallozas y los teitos son los vestigios de una evolución arquitectónica que se origina en la Edad del Hierro y que perdura en zonas muy determinadas del noroeste peninsular, donde el aislamiento y las condiciones de vida facilitaron esa conservación hasta nuestros días.

Mi primera vez en un teito

Teito significa techo, y por extensión, a las construcciones que tienen este tipo de cubierta, se les ha acabado llamando teitos. La primera vez que vi un teito, ese heredero de las casas castreñas de la vertiente asturiana, fue en una braña de Somiedo, en una excursión familiar muy mejorable años ha. ¿A quién se le ocurre ir monte arriba en pleno agosto a medio día? ¡Y se supone que somos de campo! Nos comieron los tábanos. Para rematar la jugada, íbamos sin agua. Cualquiera en estas circunstancias vería el paisaje bajo un prisma «algo negativo».

deambulando por somiedo
¿Pero cuando llegamos al maldito lago, Papá? Cagon Rós…

Aún así, os tengo que decir que los teitos me impresionaron. En serio, no podía dejar de admirar aquellos techos hechos de escoba. La estampa de los teitos enclavados en un paisaje de alta montaña tenía una fuerza tal, que era capaz de teletransportarme a épocas remotas como la Edad del Hierro o la guerra en las Highlands escocesas. Por la puerta podía salir William Wallace en cualquier momento, haciendo un calvo a los turistas. Pero no. Estaban cerrados a cal y canto, puesto que en algunos casos, no todos, todavía se les daba uso.

teitos en la edad del hierro
Teitos de Somiedo. Foto descargada de www.visitsomiedo.com

Mi primera vez en una palloza

Mi experiencia con las pallozas, las otras herederas de las construcciones típicas de la Edad del Hierro, me pilló algo más crecidita y me cuidé bastante de llevar agua y de que no me comieran los tábanos. Ardía en deseos de empaparme de los Ancares y para allá que me fui con mi pariento. Nos dejamos caer por Fornela, Candin, Peranzanes, Balouta y Piornedo y lo gozamos con intensidad porque esta vez pudimos entrar en varias pallozas museo y vimos con nuestros propios ojos cómo estaban distribuidas, qué enseres tenían, cuál era el estilo de vida de sus moradores… Fue toda una experiencia que puedes leer aquí.

Palloza de la edad de hierro en Balouta

A parte de los usos habituales de las pallozas, vimos que algunas se habían reformado para convertirse en casas rurales con encanto, restaurantes e incluso, salas de conciertos y eventos culturales.

Es en Balboa, que se nos quedó fuera del itinerario, donde se concentran estas iniciativas tan originales y que tanto valor añadido dan con el uso de la palloza.

palloza de Chis
Palloza de Chis. ¡Me apetece ir muchísimo! Foto descargada de www.galiciaenfotos.com

Pero no te preocupes, que hay vídeo de gente que sí ha ido, para que te hagas una idea. ¡Dale al play!

(Como siempre, si alguien vive en una palloza o teito al estilo tradicional, por favor, que lo deje en comentarios. Estaré más que encantada de escuchar su testimonio)

Como decía antes, el valor añadido de estas casas no sólo es estético. Encierran en su concepto original miles de años de ecología depurada a base de error-acierto…

¿Por qué son especiales las pallozas y los teitos?

Vayamos por partes, y por edades, aunque ya te adelanto que la idea arquitectónica no cambia mucho desde sus orígenes en la Edad del Hierro hasta los últimos vestigios en pallozas y teitos.

El techo

Formado por un entramado de madera de roble o haya y una cubierta bien gruesa de paja de centeno o escoba, según las materias primas disponibles, el techo constituye el elemento más llamativo de la casa. Además tiene un papel protagonista a la hora de aislar térmicamente el conjunto arquitectónico. Su inclinación siempre es pronunciada, así se conseguía deshacerse de la nieve y la lluvia de manera fácil.

Planta de piedra: ovalada, circular o cuadrada

La planta de estas construcciones, se realizaba en piedra, de manera que es este elemento estructural el que ha pervivido en el caso de las casas castreñas. Parece ser que en las zonas más orientales de la cultura castreña (Cantabria), la influencia de la cultura Hallstatt (campos de urnas) y la asimilación de la cultura celtíbera fue más intensa que en la zona galaica o ástur; por tanto, las casas castreñas a partir del 450 a.C. comienzan a mostrarse con planta cuadrada en el oriente. En el occidente se conservan de forma ovalada o circular.

 edad del hierro
Pallozas del Castro de Vigo, reconstruído

Prestaciones en la Edad del Hierro y en las pallozas y teitos

Para qué te voy a engañar: la lista de prestaciones de una palloza, teito o casa de la Edad del Hierro no se parece ni de lejos a la de una casa promedio actual. Nada de agua corriente, a penas estaban iluminadas con luz natural (de hecho la luz sólo entraba por la única puerta de acceso), el suelo era tierra apisonada, y la calefacción… pues eso, un hogar en mitad de la planta o en su lugar, un horno situado en una parte de la pared. Te puedes hacer una idea del olor a fogata que podía hacer dentro. Seguramente, estos antepasados nuestros olerían a humo todo el tiempo. (gracias a ese olor, mantenían en buen estado la paja y evitaban que ratones y bichos se dieran un festín con el tejado)

En mi opinión, la escasa lista de prestaciones daba a entender que siempre que se podía, hacían vida fuera, y la casa la usaban sólo para dormir y pasar los meses de inverno como podían. Pero claro, en invierno, poca cosa se podía hacer, así que tirarían de despensa (en la parte superior de la estructura, o en almacenes aledaños) y se contarían mentiras alrededor del fuego mientras se fabricaban mantas con el telar, o vaya usted a saber qué (por ejemplo, escenas de amor).

Por encima de todo, eran un ejemplo de aprovechamiento óptimo de los recursos disponibles, y gracias a estas características lograban mantener una temperatura constante de 10ºC aproximadamente. Ten en cuenta que el techo de paja tenía casi 70 cm de espesor y las paredes contaban con 100 cm nada desdeñables. Bastaba encender el hogar, que a la vez servía para cocinar, y la estancia se calentaba sin dificultad. La diferencia de las casas castreñas con las pallozas y los teitos reside en su tamaño. Las pallozas y los teitos son algo más grandes y permiten encerrar a los animales en espacios separados del resto de la zona habitada, de manera que el calor animal contribuye a mantener la estancia más cálida en invierno.

¿Y porqué dejaron de utilizarse las pallozas y los teitos, si eran válidos desde la edad del Hierro?

Con total seguridad, el motivo era que a la mínima la paja ardía, y más si el techo estaba impregnado de hollín acumulado con el tiempo. Era cuestión de que el fuego se pasara de un teito al otro y ardiera todo el castro o la población. En su tejado de paja se encerraba pues, su ventaja térmica y su talón de Aquiles. Al margen de esto, las prestaciones espartanas que te comenté arriba no ayudaban demasiado a seguir viviendo en una construcción de este estilo. Además, cada 10/20 años era necesario cambiar por completo el techo, así que pereza, daba un rato.

No obstante, en la actualidad…

se estudia volver a los orígenes y aprovechar la paja como material de construcción para alcanzar los objetivos ecoenergéticos. Especialistas en el tema, como Pablo Fernández Ans, aseguran que si se consigue aislar la paja con materiales ignífugos y se refuerza la estructura de madera para que no sea susceptible de incendiarse, los techos de paja se presentan como una alternativa de futuro para las viviendas bioclimáticas. Y esto es porque el la paja, en su momento, absorbió más CO2 del que se genera para calentar la vivienda. En la actualidad los materiales de construcción habituales no son capaces de dar esta eficiencia ecoenergética.

Como todo, hasta que entremos en razón y comencemos a aplicar estas soluciones ancestrales, la situación de los maestros artesanos pinta y pintará mal, no te voy a engañar.

Los teitadores están en peligro de extinción y el relevo amenaza con no producirse. Mientras que en regiones como Reino Unido, donde mantener tu vivienda con un techo de paja es símbolo de prestigio y riqueza (se trata de una tendencia de hace unos 30 años, pues antes era todo lo contrario), se estima que hay más de 1000 teitadores en activo, en España tenemos casos contados, pero muy interesantes, como el de Juan González Abella, un profesional que lo mismo te teita una palloza en Piornedo, como te monta un escenario medieval para un largometraje de Hollywood.

Proyectos actuales en pallozas y teitos

En España, la pervivencia de estas joyas arquitectónicas, herederas de la Edad del Hierro, depende en gran parte de las administraciones autonómicas para poder renovar las cubiertas cada cierto tiempo y garantizar su supervivencia. Además, en localidades como Piornedo, se ha instalado hace poco un sistema de bocas de incendio para tener bajo control los posibles incendios, el principal enemigo de pallozas y teitos.

En cuanto a la zona Asturiana, destacan asociaciones culturales que luchan por proteger y difundir el valor de los teitos para su conservación. Es el caso de Teito Natural Roof, una organización sin ánimo de lucro que lanza campañas de Crowdfunding para seguir al pié del cañón y restaurar, no sólo teitos, sino también hórreos y corros de pastores, además de sensibilizar e informar a base de cursos, talleres, charlas y publicaciones. Por cierto, ayer doné 10 €, que no se diga.

hazte soci@, contribuirás a preservar joyas arquitectónicas de valor incalculable, entre otras cosas.

Aquí os dejo un vídeotutorial de como techar un pallozas y teitos y seguir los pasos de nuestros ancestros de la Edad del Hierro, por si te animas y te sobra tiempo. Si yo tuviera todo el tiempo y el dinero del mundo, mandaba construir una casina de estas bien maja, sin privarme de nada; porque, una escribe mejor las escenas románticas si se mete de lleno en la ambientación…

Déjate de pallozas y teitos y de la Edad del hierro…¿cómo acabó la escena romántica?

Bueno, si te preguntas si hubo final feliz en la escena de cama, pues sí. Por que al final lo que cuenta es estar juntos, bien arrimaditos, cerca del fuego. Da igual el olor a humo o si el resto de la familia estaba haciéndose la dormida mientras el acto «xexual» se llevaba a cabo… la intimidad está sobrevalorada.

Si, por el contrario, te preguntas si las pallozas y los teitos desaparecerán, creo todo depende de si la industria turística es capaz de integrar su atractivo a la oferta hotelera. De momento algunas casas rurales ya se están desmarcando y ofrecen una alternativa muy atractiva. Yo personalmente me muero por dormir en una palloza, ya no solo por el enclave, si no por la experiencia en sí. A ver si este verano suena la flauta y puedo irme de fin de semana romántico con «el mí amo» a la palloza Baltasar o al complejo de teitos la braña LaCode.

Prometo hacer informe, de la arquitectura. De las escenas de cama, ya es otra historia. Jajaja

Si te gustó y quieres estar al tanto de más leyendas norteñas, suscríbete!

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Bolos leoneses: herencia de la Edad del Hierro

Bolos leoneses: herencia de la Edad del Hierro

El Origen de los bolos leoneses está en la Edad del Hierro

Que los ástures (y también los cántabros) se zurraban entre ellos es bien sabido. En la Edad del Hierro, cualquier excusa era buena para asaltar al castro vecino si no había tésera de hospitalidad de por medio: mozas más guapas que las de tu castro, mejores caballos, control de los mejores pastos… Eso era así (seguro). Pero para estar a la altura, amigo, tenías que adiestrarte largo y tendido. Lucha leonesa: lunes, miércoles y viernes; los martes y jueves seguramente tocaba manejo de falcata, honda y lanza. El sábado algo de equitación para la guerra y los domingos algo más light, no vaya a ser que sobrecarguemos el cuerpo: desarrollo de estrategia del asalto, pulso y camaradería. O lo que es lo mismo, jugar a los bolos leoneses.

bolos leoneses
Cómo asaltar un castro y derribar al centinela: ése era el objetivo del juego

La analogía de los bolos leoneses en la Edad del Hierro tiene sentido

Piénsalo: la clave para un asalto perfecto al castro es :

  • derribar al centinela sin despertar al resto del castro,
  • abrir las puertas para dejar pasar al resto de tus compañeros
  • y llevarte lo que tengas que llevarte sin sufrir bajas en tu bando.

Con la media esfera en mano, consigues la máxima puntuación cuando ésta entra en el castro y consigue derribar el Miche (centinela). Al margen de esta jugada ideal, hay multitud de maneras de puntuar. Eso hace que sea algo complicado cogerle el tranquillo a este juego, tiene que haber alguien que te enseñe a jugar bien.

Ya en la actualidad, lejos de la Edad del Hierro, yo me harté de jugar en mi pueblo cuando era una adolescente y por aquel entonces no tenía ni idea del trasfondo histórico. Para mí era sólo un juego que practicaban los abuelos y que era fascinante, algo prohibido. Sí, prohibido. No nos decían nada, pero cuando la juventud se ponía a jugar, los viejos torcían un poco el morro cuando las chicas cogíamos la bola. Y aquello le daba más morbo porque despertaba tu lado rebelde. Al fin, terminó por ser algo normal, porque posiblemente, o jugábamos nosotras también, o aquello no tenía cantera suficiente.

bolos leoneses
El Cincón o Cinca, en mi pueblo, era el único bolo que al caer no daba puntuación. El equipo contrario gritaba ¡Finca! con enérgica alegría.

Como dije en algunas lineas más arriba, necesitábamos de la tutorización de los veteranos porque el reglamento era un poco infumable: que si el derribo del Miche (el centinela), que si tiene que caer la bola en el castro y eso son tantos puntos, que si es finca (jugada sin puntuación), que si entró en el castro o no entró, que si pasó por la raya del once… Sin ellos no hubiera sido posible jugar de una manera decente.

Jugar a los bolos leoneses no es sólo cosa de viejos, ni de la Edad del Hierro

Durante al menos dos veranos, el castro de los bolos fue punto de reunión indiscutible. Había movimiento en el pueblo: los mayores se reunían, salían de su letargo y vibraban. En vez de verlos ensimismados en la soledad que trae la vejez, recuerdo sorprenderme al ver cómo interactuaban entre ellos, con un brillo en los ojos que me chocaba. Evidentemente, llevaban toda una vida conociéndose, pero yo, que siempre los conocí viejos y aburridos, quedé intrigada. ¿Cuántas vivencias y aventuras trajinaron juntos?

Se sentían vivos. Quizás era el gusto por competir. Puede que sentirse maestros por un rato y recibir admiración y atención les inyectara una ilusión extra en aquella mirada. Sólo por eso, valía la pena mantener el castro de los bolos. Sólo por eso, valía la pena perpetuar un legado heredado directamente de nuestros antepasados celtas, en la Edad del Hierro.

De eso me doy cuenta ahora. Ahora que ya no existe el castro (se asfaltó la calle y a partir de ahí ya no se volvió a montar), ese vínculo de personas intergeneracional se ha perdido. Los viejos (los pocos que quedan ) van por un lado, si es que salen de casa, y la juventud… ah, la juventud. Los jóvenes no salen del Instagram. ¿Qué será del juego ancestral que nos legaron los ástures? Ese legado que sobrevivió al Imperio Romano, al Cristianismo, la Industrialización y demás transformaciones históricas?

Bolos leoneses
Un ejemplo de una partida cualquiera en un pueblo leonés cualquiera… (wikipedia)

Los bolos leoneses hoy en día

Te sorprenderá descubrir que esta disciplina deportiva tradicional, con orígenes celtas de la Edad del Hierro, tiene bastante tirón. Sobre todo, fuera de León. Algo bueno tenía que traer la combinación de una emigración masiva, a ciudades como Madrid o Barcelona, o regiones como el País Vasco, y la morriña del emigrante. Cuando estás fuera de tu casa, te coges como un clavo ardiendo cualquier cosa que te una a los tuyos, a tus orígenes, a tu antigua vida. Sí, lo adivinaste: los bolos leoneses son ese clavo para muchos cazurros en el exilio.

Los catalanes admiran esta disciplina y la adscriben a la federación de deportes tradicionales. Tranqui, que sólo hablan en catalán al principio un minuto.

En León, la Delegación leonesa de Bolos vela por mantener el calendario de competiciones activo y difundir el reglamento oficial. Últimamente se están techando muchos castros, de manera que así se pueden jugar partidas incluso cuando hace mal tiempo (cosa habitual en el norte y que no ha cambiado desde la Edad del Hierro, aunque con el cambio climático, estamos en ello).

Sin embargo, por más que busco en Internet, sólo veo señores viejos jugando, y te aseguro que me he pasado tiempo investigando. Hay algún vídeo documental de estudiantes que tienen como deberes del instituto entrevistar a los jugadores senior, pero poco más. (Si me lees y sabes de alguna iniciativa que introduzca a los jóvenes al juego, por favor, escríbeme)

Su pasado está claro… Su futuro está en juego

No puedo evitar preguntarme: ¿Se está perdiendo esta tradición? ¿Hay algún gesto desde la administración pertinente (Diputación de León, ayuntamientos, Junta de CyL ,etc.) No basta con subvencionar el material para jugar, que sí, ayuda. Pero o se incluye este deporte en los programas educativos/ municipales, o la juventud no dudará en meterse en Instagram. Os lo aseguro. Y la verdad, bajo mi punto de vista, tenemos MUCHO QUE PERDER. No podemos arruinar algo que es capaz de unir a jóvenes y viejos.

Además, creo que deberíamos ir más allá. Deberíamos atraer de una manera más activa al sector femenino, tradicionalmente ignorado en esta disciplina por ser considerada cosa de hombres (aunque te aseguro que a las chicas no nos falta nada en absoluto para jugar igual o mejor que los chicos. Además, en la Edad del Hierro no era excepcional ver mujeres asaltar castros. Tampoco debería serlo ahora) . En mi pueblo funcionó de maravilla, a pesar de las reticencias iniciales. Estaríamos doblando el público objetivo y podría ser una de las claves de su perpetuación.

Ellas también saben tirar el Miche, no te quepa duda.

Al margen de esta cuestión, se presenta la reciente polémica sobre qué organismo administrativo debería regular las bases de los bolos leoneses. Este deporte autóctono tampoco se escapa del tira y afloja que se llevan las regiones de Castilla y León y el mero hecho de poner sobre la mesa esta cuestión ya enciende los ánimos.

Anímate: aquí tienes algún material para empezar

Aquí te dejo el reglamento, así como webs donde adquirir el material de juego. ¡Todo es ponerse! Te aseguro que los bolos leoneses sólo traen cosas buenas: interacción, destrezas sociales, respeto a las normas, disciplina y convivencia.

Por cierto, si dominas el arte de trabajar la madera, creo que es un buen nicho de mercado. Sólo he encontrado una web en Internet que se dedique a confeccionar los 9 bolos y el juego de bolas más el Miche. ¿Sabes de alguna empresa que se dedique a su fabricación? Ayúdame a difundirla, toda aportación es un valioso granito de arena.

Si te gustó este post, comparte y suscríbete

Ahora ya lo sabes, el origen de los bolos leoneses se remonta a la Edad del Hierro, pero yo quiero saber algo de ti. ¿Te has quedado con ganas de más? ¿Quieres recibir información exclusiva sólo por estar registrado? Pues mira: cada mes, envío una newsletter con lo mejor de la Edad del Hierro, el Grimdark, las guerras astur-cántabras y la Mitología celta. Pero eso sólo sucederá si me dejas tu email aquí abajo, todavía no domino la telepatía… ¡jajaja!

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Crónica de una digestión en la Campa Torres

Crónica de una digestión en la Campa Torres

El verano pasado me propuse aprovechar de verdad las vacaciones y personarme en castros y yacimientos arqueológicos para ambientar mi novela, Las Nieblas del Tsuna. ¿Porqué? ¿No era suficiente con visitar la web? Pues mira, no. Las sensaciones que te transmiten estos emplazamientos no te lo cuentan las guías ni las webs ni los libros. Es una experiencia única e intransferible. Así que cogí al pariento del brazo y salimos de ruta desde Mallo de Luna. (cabe puntualizar que luego me tocó ir con él de Scape Rooms a Avilés, Ourense y demás… no me salió gratis)

Al final visité el castro de Santa Tegra, en Galicia en una escapada de fin de semana, y el de Noega (justo al lado de Gijón) otro finde. De ambos me llevo recuerdos maravillosos, pero en esta entrada te contaré porqué debes visitar el castro de Noega, en la Campa Torres, Gijón. El de Santa Tegra tendrá su propia entrada más adelante. De hecho pienso hacer un ranking cuando tenga visitados unos cuantos, no «sus preocupéis».

Comenzamos la aventura en Gijón

Bueno, pues después de ponernos las botas en Gigia (nombre que dieron los romanos a su asentamiento de Gijón), decidimos que era el momento de bajar la comida paseando por el museo de la Campa Torres.

Al principio pensé que el GPS del móvil se había escacharrado. Conforme nos alejábamos del casco urbano, las calles comenzaron a estrecharse y a empinarse, y pronto nos vimos subiendo curvas en horquilla a lo Carlos Sainz.

Mapa de la ruta a La Campa Torres por el puerto
Por cierto, comimos en Pomares, y estuvo muy bueno todo.

Al llegar a nuestro destino, me quedé patidifusa. No podía apartar la vista de los enormes depósitos de gas que presidían el saliente costero de La Campa Torres, y la nariz me recordaba que lo que había ahí dentro no era precisamente inerte. Pero en fin, lo que iba a descubrir en el yacimiento arqueológico eclipsaría la presencia de esas burbujas llenas de peligro.

Depósitos de Gas de la Campa Torres
El guardia del museo se cubrió de gloria cuando dijo que hace poco pillaron a uno con una mochila llena de explosivos

Una vez le dimos la espalda deliberadamente a las bombonas, comenzamos a vislumbrar lo que sería uno de los asentamientos astures transmontanos más importantes: el Castro de Noega. Tras dejar atrás la recepción del museo, con nuestros folletos en mano, tomamos el camino cuesta arriba ( y yo con aquella panzada de Pomares, que me las vi y me las deseé) que nos llevaría al asentamiento astur.

Lo primero que nos encontramos fueron las estructuras de la muralla que cortaba el único acceso al castro por tierra, ya que se encontraba situado en una pequeña península.

Castro de Noega vista aérea
Vista aérea del castro de Noega. Las murallas no salen, estarían en la parte inferior derecha de la foto.

Se trataba de una muralla hecha a «módulos» que se encajaba y jugaba con los cambios de nivel del terreno. Parece ser que las hacían a «cachos» porque así evitaban arrastrar el derrumbe en toda la estructura durante los asedios. Después, aluciné con la profundidad del foso, hecho con forma de V, que en algunos puntos alcanzaba los cuatro metros. Desde luego se habían tomado muchas molestias para proteger adecuadamente su pueblo, nadie se lo podía negar. Cuesta ponerse en situación de asedios y ataques cuando una no ha conocido la guerra, y estas murallas son el recuerdo de cómo se las gastaban en la edad del Hierro.

Muro del Castro de Noega
No, no es el muro de Adriano. Es la muralla modular del castro de Noega

A medida que seguíamos un caminito de piedra donde nos iban indicando qué es lo que teníamos delante, nos dimos cuenta de la verdadera dimensión del castro. La explanada era enorme, y a lo lejos vimos el edificio del museo, totalmente integrado en el conjunto natural del parque. Tan integrado, que está cubierto en su totalidad por un manto de pradera, como las casas de los Hobbits. Ese detalle me encantó.

El viento era una constante indiscutible a cada paso que dábamos, y aunque era verano y no llovió, me hice una idea de lo duro que debía ser vivir allí en invierno, en pleno temporal, con mar arbolada. No pude evitar pensar que debía valer la pena mantenerse apostados allí, en aquel apéndice inexpugnable. Poco a poco íbamos dejando atrás la muralla y mi ansia iba en aumento. Quería ver con mis ojos, sentir en mi piel y escuchar lo mismo que los astures de Noega, y ya quedaba menos.

El castro era una mezcla de restos astures y romanos

No me hizo falta saber mucho de arqueología para apreciar que había dos tipos de estructuras bien diferenciadas. Por un lado, las romanas: con su planta rectangular, dispuestas de manera ordenada, creo recordar. Por el otro, las bases circulares, similares a las que vi en Santa Tegra, pero mucho menos visibles. Claro, una vez absorbido por el Imperio Romano, el castro comenzó a transformarse a tenor de las costumbres del conquistador. Me llamó también mucho la atención la cantidad de pozos que había excavados. Algunos conservaban los escalones para bajar a por el agua, que al parecer, en caso de asedio, debía escasear en el asentamiento.

Ya cerquita del museo, había una casa castreña, esta vez bien reconstruida. Pero fuimos un poco desafortunados y no pudimos verla por dentro, ya que el día anterior habían hecho una recreación histórica y tenían allí guardados todos los enseres del evento. Así, que decidimos entrar en el museo. La guía fue de lo más amable y como fuimos a horas intempestivas (la hora de la siesta, y yo con mi panzada de la sidrería Pomares), la tuvimos para nosotros solos.

El museo: una caja de sorpresas

En el museo te explican de manera muy amena, con vídeos y recreaciones, cómo era la vida de los ástures. En él se encuentran piezas halladas en el castro que revelan la actividad metalúrgica de los cilúrnigos, o lo que es lo mismo, los «caldereros», que es como se llamaba este clan de ástures lugones. Vimos también que había piezas de cerámica, enseres, fíbulas en buen estado, piezas de origen extranjero que indicaban un comercio con el exterior bastante intenso, etc.

museo arqueológico de la campa Torres
Un rincón del museo

Como era de esperar, los romanos también dejaron su impronta con objetos varios, entre los que destaca una inscripción en piedra bastante grande en la que se dedican alabanzas y glorias a Cesar Augusto, cómo no. Al margen de este monolito, me encantó el ara (esquela en piedra) de un soldado ástur muerto en combate al servicio del imperio romano. También se puede observar la indumentaria de los romanos con todo lujo de detalles gracias a las reproducciones cedidas por la asociación cultural Kérberos.

Indumentaria Legionario romano astur
Modelitos marciales del s. I D.C.

Si todo ello lo aderezamos con un material audiovisual muy completo, la visita se hace muy amena y una sale de allí con una idea mucho más precisa de quiénes eran los cilúrnigos, qué hacían allí y cómo los absorbió Roma. Si te sobran los cuartos, el museo cuenta además con publicaciones propias, ya sea en forma de obras de divulgación, como cuadernillos de estudiante (yo me compré uno, jejeje). Y se me olvidaba: si no recuerdo mal, tenían hasta reproducciones de piezas encontradas allí que podías comprar.

La visita no acaba ahí

¿Te has quedado con ganas de más? pues mira, si sigues caminando, a ver si te baja la panzada (como a mí), te encuentras con el museo dedicado al faro de la Campa Torres, con datos súper interesantes que describen cómo vivían los fareros, cómo se construyó el faro, la actividad ballenera, etc. Además hay un observatorio de aves marinas, y ya de paso las vistas son espectaculares (bueno, mejor mirar hacia la izquierda. A la derecha está el puerto de Gijón y los montones de carbón, cosa que le quita el encanto…).

¿Vale la pena visitar el parque arqueológico?

Pues sí. y te lo resumo en tres aspectos:

  • El valor arqueológico es incalculable. El museo está muy bien planteado y se aprende un montón.
  • El entorno es mágico: La Campa Torres se revela como un balcón al mar, resistiendo viento y marea y al paso de los años. La naturaleza da allí su do de pecho.
  • La visita al faro completa el pack y hace que en conjunto, la excursión sea redonda.
  • Va, un cuarto punto de regalo: se camina un buen rato. Así que es fácil bajar la comida, como hice yo. ¿Os he dicho ya que comí en la sidrería Pomares? jajaja

Espero haberte convencido para que visites el museo, si es que te pasas por Gijón, y si ya lo visitaste, ¡quiero saber tu opinión!. Hasta aquí mi post de hoy, cazadores de leyendas norteñas.

Si te gustó, suscríbete para estar al día y recibir de primera mano los trofeos de caza de leyendas norteñas… en junio, ¡llega el calendario celta!

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Alfonso Fanjul y los Astures

Alfonso Fanjul y los Astures

El protagonista del post de hoy es Alfonso Fanjul y su libro divulgativo «Los Astures, un pueblo céltico del noroeste peninsular»

Cada vez que me pongo a escribir mi novela, Las Nieblas del Tsuna , observo cómo casi la mitad del tiempo me lo paso investigando. Escribir novela histórica tiene un reto añadido a todo el proceso literario: tienes que estar muy atento a no meter la pata con todo tipo de detalles socioculturales, históricos, económicos, etc. que podrían arruinar la lectura del que te compra el libro.

Las Nieblas del Tsuna
Lectora indignadísima por gazapos históricos. Es mi pesadilla recurrente.

Hasta hace poco, mis fuentes las encontraba en Internet, y aunque procuro ser muy cuidadosa con la documentación, siempre me quedaba la duda de si realmente aquello que leía estaba actualizado o simplemente se basaba en afirmaciones que hizo un señor hace dos mil años. Pero desde que el protagonista de hoy, el doctor en arqueología Alfonso Fanjul, publicara «Los astures. Un pueblo céltico del Noroeste Peninsular» , vivo más tranquila. Esta obra se ha convertido en mi enciclopedia particular ya que toca todos los palos de esta etnia de la Edad del Hierro: su historia, la sociedad astur, su organización, mitología celta de los astures, el legado de sus tradiciones hoy en día, su economía, y la forma en que distribuían sus asentamientos.

Y entonces llegó la idea de la entrevista

¿Cómo podía quedarme de brazos cruzados, sin pregonar a los cuatro vientos mi descubrimiento? Un día fantaseé con hacerle una entrevista para dar a conocer su obra a más gente. Cuando quise darme cuenta, se lo estaba proponiendo (soy así, voy siempre a por el sí). Y sí, aceptó mi propuesta. Os podéis imaginar que me marcara un baile de Carlton en toda regla.

lo conseguí
¡Me dijo que sí! ¡Toma!

Me preparé una batería de preguntas relacionadas con los astures, pero con el sello de la Cazadora de leyendas norteñas, y el resultado es una entrevista genial de media hora que, en mi opinión, deja entrever cuántas cosas se han desmentido sobre los astures y cuánto queda todavía por descubrir. Espero de corazón que disfrutéis escuchando todo lo que nos cuenta Alfonso Fanjul sobre los astures en la Edad del Hierro, tanto como lo hice yo.

Para escuchar la entrevista, sólo tienes que darle al play.

¿Dónde puedo adquirir el libro de Alfonso Fanjul?

Tienes dos formas básicas de conseguirlo. Si eres amante del libro en papel de toda la vida, está disponible en el portal de Instituto de Estudios Bercianos. Si por el contrario, prefieres la edición digital, puedes descargarlo aquí.

Esto debería estar en tu biblioteca. ¡Ya!

Yo quiero más

Sí. Quiero más información de nuestros ancestros. Como comentaba Alfonso, queda mucho por estudiar en el territorio astur, que a diferencia de nuestros vecinos cántabros y galaicos, a penas está excavado y procesado. Por eso animo a las administraciones pertinentes a que autoricen y financien estas iniciativas para saber más de nuestro pasado. Y también animo a los arqueólogos a que no desistan en su empeño. ¡Hay gente ahí fuera muy interesada en saber de vuestra labor!

¿Eres arqueólogo y estás trabajando en el territorio Ástur? ¿Quieres dar a conocer tus últimos descubrimientos? Escríbeme.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Conoce los GULAG en la Hispania conquistada

Conoce los GULAG en la Hispania conquistada

Estaba yo el otro día en la cama…

curioseando algunas cosas interesantes de las Guerras Ástur- Cántabras en el móvil antes de dormirme. Generalmente me duermo a las diez de la noche con mis hijas, una a cada lado. Pero aquel día logré resistir y me vi con fuerzas de consultar esos documentos infumables de arqueología. Si, son correctos, son concisos, son científicos y son infumables. De vez en cuando alguno consigue llamar tu atención y fuerzas las neuronas para enterarte. En este caso, la palabra GULAG hizo de gancho y no defraudó.

Vale. ¿Qué es un GULAG?

 

Los Gulag más cotizados: los de Siberia. Tranquilos, tranquilos de verdad.

 

He tenido que acudir a la Wikipedia para saber exactamente qué era eso. La definición oficial es: Glavnoye upravleniye ispravitel’no-trudovykh lagerey i koloniy, o como diríamos en cristiano: Dirección General de Campos de Trabajo Correccional y Colonias). Quizás te suene a ruso a pesar de la traducción. Pero si te cuento que era un tipo de campo de concentración al que enviaban a los presos (incómodos para el Régimen Comunista) para morir extenuados a base de trabajos forzados, quizás te vaya sonando más. Yo siempre pensé que los mandaban a Siberia, pero he descubierto en la wikipedia que estaban repartidos a lo largo y ancho de la URSS. Se estima que un total de catorce millones de personas gozaron de las «bondades» del sistema y que murieron al menos un millón de personas en el periodo de mayor intensidad: 1934-1953.

Y qué tiene que ver esto con los romanos, ¿Marié?

repelente

 

Ahora, los que me conocen bien, saben que me preparo para «regalarme» y soltar mi perlita de sabiduría

Pues bastante.  Según José Luis Vicente González, (Investigador del Grupo de Investigación en Genética, Fisiología e Historia Forestal de la Universidad Politécnica de Madrid) los romanos ya habían puesto en práctica su «dirección general de campos de trabajo forzado» tras las Guerras Ástur-Cántabras. En una de sus publicaciones de 2013, el autor documenta con una serie de fotografías de una manera muy contundente cómo algunos restos arqueológicos presentan ciertas peculiaridades que lo explicarían todo. 

 

Posible lo calización de los Castros  en el noroeste de la provincia de León. Algunos de ellos serían posibles GULAG romanos. Imagen propiedad de JL Vicente Gonzalez.

Déjame ponerte en situación

  • Las Guerras habían asolado la población indígena que sí presentó batalla. El resto permaneció en el territorio en calidad de «peregrino» (persona que vivía en territorio imperial pero no gozaba de los derechos ni libertades de los ciudadanos romanos). Según el autor, éste sería el grueso de los recursos humanos en las minas, y serían a su vez los que tributarían al estado en concepto de mano de obra
  • Utilizar esclavos «estatales» para extraer el oro hubiera sido un coste inadmisible. (En este punto me pregunto qué diferencia hay entre costear el mantenimiento de un esclavo y de un preso. Al leerlo no me quedó muy claro)
  • El ORO de las Médulas requería mano de obra para su extracción. Si quedaban pocos, la mitad moriría en los trabajos forzados de las minas debido a las penosas condiciones de vida.
  • Sobraban criminales, prisioneros de guerra, etc, repartidos por todo el imperio. Era necesario «darles uso»
  • Los contingentes militares en Hispania fueron descendiendo en número con el paso del tiempo. Así que era necesario un sistema de optimización de recursos humanos para llevar a cabo las tareas de mantenimiento, construcción, etc.

Si volvemos la mirada a esas fotos del documento, veremos que los hallazgos parecen castros prerromanos por la zona, pero en realidad se diferencian de éstos porque poseen un foso de agua excavado al rededor del castro. Este detalle jamás había sido visto en los castros indígenas, lo que hace suponer que es obra de los romanos. Dichos castros-GULAG mantenían contacto visual entre sí en todo momento (ya lo hacían antes de la Pax Romana), de manera que la vigilancia podía realizarse de una manera mucho más efectiva. 

En resumen

Pongamos que te pillan los guardias cometiendo un crimen. El funcionario de justicia te sentencia a pudrirte trabajando en las minas de oro de Hispania (sentencia muy de moda desde el 23 d.C, qué casualidad, ¿eh?). Al llegar observas que los castros cuentan con un foso de agua que no es defensivo, sino reclusivo. Impide a los prisioneros fugarse de los Castros-Gulag romanos con facilidad. Lo demás es látigo y penurias.

Al menos esta es la hipótesis que sostiene el autor del documento. 

No se si piensas lo mismo, pero esto da para una novelita. ¿Qué te parece? Una fuga, un pacto entre camaradas villanos… ains. Promete.

Déjame un comentario si te ha gustado esta traducción de alto élfico arqueológico al mundano lenguaje de la calle. Y si estás de vago subido, dale al like y comparte, que eso no cuesta nada y para mi es un empujoncillo.

 

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
La mujer ástur

La mujer ástur

La mujer ástur y su papel en la sociedad castreña

Hoy voy a ser súper original. Con motivo del día de la mujer trabajadora, me he currado una «peaso infografía pa quitar el sentío». Aunque sea cutre salchichera, refleja bien lo que la diferenciaba de las mujeres coetáneas del resto de culturas. 

De hecho, Estrabón se escandaliza  en su obra de Geografía I al ver que el peso de la mujer castreña en la vida política y jurídica era tan destacado. Sólo por esto se reafirma al indicar que este pueblo era bárbaro e incivilizado.

La sociedad romana basaba su funcionamiento en el patriarcado. La castreña, por el contrario, conservaba aún vestigios del periodo de la edad de Piedra, en la que ambos sexos participaban por igual en las tareas de recolección y caza, antes de la implantación de la agricultura.

Dato interesante: ellas negociaban los matrimonios de sus hermanos e hijos.  La dote consistía generalmente en espadas, escudos y cosas para el legado familiar, nada de cubertería fina.😂

La infografía ha sido dicho y hecho. Espero que aprecies la espontaneidad del documento y si te ha gustado, dame un me gusta como la copa de un pino y comparte. No te olvides de nombrarme en la publicación, ¿eh?

Venga, te dejo. Voy a corregir exámenes.

Bibliografía

Para realizad la infografía me he basado en el siguiente texto del autor Narciso Santos Yanguas.

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Todos a dieta. ¡Estáis en la Edad de hierro!

Todos a dieta. ¡Estáis en la Edad de hierro!

Como sabrás, estoy metida hasta las cejas en mi novela histórica (Las Nieblas del Tsuna), que transcurre en un periodo convulso y lleno de mal rollo entre los romanos, los ástures y los cántabros. Concretamente me teletransporto al año 20 a.C. y claro, hay que emplearse a fondo en la ambientación. Si quieres saber más sobre este periodo, te invito a leer mi entrada sobre las guerras astur-cántabras. En esta entrada estoy decidida a dejarte buen sabor de boca. ¡Vas a descubrir cual era la dieta de las sociedades castreñas en la Edad del Hierro!

Como los personajes tienen la mala costumbre de alimentarse a diario, he tenido que investigar a cerca de lo que comían en aquella época; no vaya a ser que luego algún lector meticuloso me coja de la oreja y me cante las cuarenta. Si después de leer el libro te vienen unas ganas irrefrenables de adoptar su estilo de vida, aquí te dejo unas indicaciones que valen su peso en oro.

Ese cordero a la estaca me lo hacía yo ahora con gusto…

¿Quieres alimentarte como un ástur/cántabro/galaico?

Bien, en ese caso voy a darte una dieta que ni los hipsters van a poder superar. Coge papel y lápiz porque empezamos:

  • Destierra todo lo que venga de América, principalmente:
    • Pimientos, patatas (si hij@, las patatas no son made in Europe), Tomates (el ketchup también, ¡eeeh!), Calabazas, el chocolate (pensaba dejármelo para el final, por miedo a que no quieras acabar el post, pero me tocaba incluirlo aquí), fresas, aguacates, maíz (si… ese también), es un no parar… 
  • Comienza a hacerte a la idea de que para poder comer carne, tenías que matar al bicho primero. Esto quiere decir que :
  • eres bueno cazando jabalíes, ciervos, rebecos, pájaros, liebres etc. Sin escopeta. (Respect)
fiuuuu
  • eres coleguita del que cazaba bien.
  • cuidas cabras, ovejas, cerdos, caballos y vacas. No se podían matar a la ligera, había que racionarlos, ya que daban mucha faena.
  • Puedes seguir comiendo jamón. Sabían hacer jamones, tranquil@. No todo iba a ser chungo.
  • deberías olvidarte de las gallinas y los pollos. No formaron parte de la granja hasta bien establecidos los romanos. Esos eran fáciles de matar, ¿eh, bandid@…?
Adiós, Nuggets…
  • El pescado marisco eran bien conocidos. No hacía falta que nadie viniera a descubrírselo. Supongo que aquí se te habrá pasado un poco el disgusto del chocolate. 
  • La escanda, la cebada y el centeno también estaban presentes en su dieta. Nada de harinas refinadas. Despídete de los bizcochos.
  • Plantea incorporar alimentos que en la vida se te había pasado por la cabeza comer:
    • Bellotas de encina y roble en todas sus formas: harina, gachas, pan… (cuando escaseaba el cereal, basaban su dieta en este producto)
    • Castañas. Eran las reinas del cotarro a falta de patatas. Como apunte anecdótico repelente, te diré que los bosques de castaños eran en muchos casos propiedad real durante la edad media. Imagina la importancia gastronómica y económica de este cultivo.
— Boudica, sácame unas bellotas garrapiñadas y un poco de hidromiel.
  • En cuanto a dulces, la miel era la reina, y era muy cotizada en la dieta del la Edad del Hierro por el elevado precio que suponía ir a cosecharla.
  • Completaban la dieta con todo tipo de frutos secos y legumbres (lentejas, habas, garbanzos, etc.) y verduras, ya que hay evidencias que respaldan la presencia de pequeños huertos aunque los castros estuvieran en alta montaña.

Y de beber, ¿qué?

  • Bebían cerveza e hidromiel. Sabían procesarla pero no era como la que conocemos porque no añadían lúpulo a la mezcla, por lo tanto no tenía burbujitas ni era tan amarga como la de ahora. El vino sabía mejor si era robado. Por eso de vez en cuando bajaban a saquear a los Vacceos, que sí tenían vino. Por otra parte, si se sacrificaba un animal, según Estrabón, te tocaba beber sangre del animal en cuestión. Esto es así, ya te dije que los hipsters nunca podrían superar esto. 
Si te da asquito eso de beber de un cuerno, siempre puedes pillarte uno de estos en Amazon. (por cierto, la vajilla de los ástures era de madera. Por eso no se conservan ejemplos de vasijas de cerámica)

Verás que a los antiguos norteños les iba la comida sencilla, pero de calidad. Estoy segura de que era un aspecto que reflejaba su estilo de vida sobrio y espectacular al mismo tiempo. 

Y hasta aquí me documenté yo. En otro post hablaré de otra cosa súper importante en el día a día: la drogaína que tomaban los pobladores de Ástura, Cantabria y alrededores. Ya os adelanto que el tabaco no estaba de moda por la zona en aquella época, les iban más las setas y otras cosas mágicas.

¿Te gustó mi post? ¡No te quedes sin noticias mías y suscríbete!

Puede que también te guste…

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!
Las increíbles saunas castreñas

Las increíbles saunas castreñas

Una sauna (castreña) inesperada

¿Qué? Perdona… ¿Saunas castreñas? ¿he leído bien? ¡¿Pero, cómo?! ¡Si los pobladores de los castros seguro que no se lavaban y olían a choto!

saunas castreñas
Yo me los imaginaba así, con la mugre en plena faena

Como todo, aquello dependería del umbral de roña aceptable de cada individuo. Sin embargo, lo que la gente no suele asociar es a los pobladores de la Edad del Hierro con una higiene periódica, como podría esperarse de los romanos.

En efecto, las saunas castreñas existían antes de la llegada de los romanos. Si no las has visto o no has oído hablar de ellas tanto como de los castros es porque… chan chan chaaaaán: creían que eran hornos o almacenes o cualquier otra cosa que no fuera una sauna. Los arqueólogos han estado bastante perdidos al respecto hasta que hace poco comenzaron a atar cabos. Vieron que esa estructura se repetía en castros de AsturiasGalicia y norte de Portugal (recientemente sabemos de su existencia en Cantabria. Todas ellas, cada una a su estilo propio de edificación, mantenían algo en común: su orientación. Pero… hay más.

sauna castreña
Sección de la estructura básica de una Sauna castreña

Todo apunta a que se utilizaban para rituales que dependían del calendario solar, de manera que los rayos de sol accedían durante el solsticio de verano hasta el final de la estancia gracias a su orientación específica. Si queréis completar más la información, os invito a visitar el blog de Asturiensis: provincia indígena  . En ella, su autor desgrana con más detalle el tema de la orientación de estas construcciones.

Saunas castreñas
Conversaciones de sauna… caza, fanfarronerías, longitudes varias…


Y entonces, ¿qué es lo que ha hecho que a los arqueólogos se les haya encendido la bombillina? Pues  en algunas (no todas) de esas construcciones encontraron unas losas con formas peculiares (de falo) y en otras unas «piedras formosas» que separaban la cámara fría de la sauna. A ver, meter una losa con forma fálica en el recinto del horno o del leñero, pues como que no le veo relación alguna. Supongo que los investigadores debieron pensar lo mismo. Obviamente, son conjeturas mías, pero por algo debieron empezar a cuestionarse qué era aquello.

¡Ponme la sauna mirando al sur!

Lo de la losa fálica, unido a que la orientación de las construcciones «jugaba» con los solsticios de verano, hizo revisar de nuevo estas estructuras con otros ojos. En resumidas cuentas, descubrieron que se trataba de una especie de sauna a la que se accedía por una antesala o cámara fría, y después se pasaba a la parte de la sauna propiamente dicha. Los castreños dejaban descansar sus posaderas sobre dos escalones de piedra que formaban parte de las paredes laterales. Al final del todo había una especie de cubeta que estaba en contacto directo con la pared del horno.

Sin embargo, lo que ya no alcanza a vislumbrar la arqueología es de qué hablaban los astures, cántabros, galaicos o lusitanos allá dentro, cuántas mentiras de cacetas se contarían, si ayudaban a hacer memorable la experiencia con algún aceite esencial mágico o si simplemente se comparaban las longitudes del miembro viril de reojo.

Me pareció tan curioso que no pude evitar incluirlo en mi novela. Ya veréis, ya, cómo mola ese capítulo. ¡Mujajaja! y es que…

Ahí va mi confesión

En las noches en las que me enfrasqué escribiendo dicho capítulo fantaseaba con construir una sauna de esas en mi pueblo, a orillas del pantano. Sería la atracción máxima, ¡una experiencia astur 100%! Así podría alternar el sofoco de la sauna con un bañito suicida en las gélidas aguas del embalse del Luna. ¿Qué cosas no haría yo en mi pueblo, mi Mallo de Luna? ¿Y tu? ¿te animarías a montar una sauna castreña en el tuyo?

saunas castreñas
Embalse Barrios de Luna

Si te ha gustado el post de las saunas castreñas y quieres caramelitos como éste para poder lucirte con tus colegas: ¡SUSCRÍBETE!

¡Hazme saber que te gusta el post con un like!