Etiqueta: worldbuilding

Drogas en la Edad del Hierro

Drogas en la Edad del Hierro

Cuando escribes una novela como Las Nieblas del Tsuna, hay aspectos sociales que hacen más creíble el mundo que estás construyendo. Uno de esos aspectos es el vicio y la perversión. ¿Porqué las personas se abandonan a las drogas, en la Edad del Hierro, hoy y siempre? Hay motivos variados, tantos como viciosos, pero el meollo del asunto suele relacionarse con un descontento profundo con la realidad. Desde ya, te invito a alejarte de todo lo que te evada del sufrimiento y no te permita coger el toro por los cuernos . Este post no va de ensalzar las drogas, si no de entender qué papel jugaban las drogas en la Europa de la Edad del Hierro.

Aunque hay infinidad de vicios, en este post me centraré en la drogaína básica que manejaban nuestros ancestros, tanto para ritos especiales, como para el día a día.

Clases de droga en la Edad del Hierro

Por supuesto, el vicio engloba todo lo que nos lleva a la perdición de nuestros ideales y nos evade de la realidad. El móvil, el porno, las compras compulsivas online, las apuestas, los estupefacientes, los videojuegos, la pila de libros pendientes por leer… Hoy en día tenemos un abanico tan amplio y tan asequible, que lo que me resulta raro es que sigamos yendo a trabajar (bueno, no es tan raro, al fin y al cabo, con algo hay que pagarlo).

¿Y en la Edad del Hierro? ¿Qué opciones había? Supón que la lujuria y el refregón de cebolleta lo damos por hecho. Descarta smartphones, redes sociales, compras compulsivas, videojuegos, los libros… se queda la cosa un poco desangelada, ¿no? Que no cunda el pánico: siempre nos quedarán las «drojas». He tenido que ceñirme a la información relativa a la drogaína protohistórica para retratar el panorama del vicio. Y en esencia, el mapa es este:

DROGAS EN LA EDAD DEL HIERRO: EL OPIO

Opio drogas en la edad del hierro

El Opio es, de largo, la droga más presente en los yacimientos arqueológicos de la Edad del Hierro a lo largo y ancho de Eurasia. El Carbono 14 nos dice que las semillas y cápsulas de esas flores, que parecen el primo de Zumosol de las amapolas de tu pueblo, ya rondaban en funerales y ritos varios desde el Neolítico. Desde entonces, su uso ha sido ininterrumpido a lo largo de la historia.

Opio egipto droga
Huele, Akenatón, panchurrín mío. Ya verás cómo cambias de dios en un tris.

Si lo traducimos en cifras, el idilio de amor entre el opio y la humanidad data desde el 5000 a.C aprox, que sepamos. España no iba a ser la excepción: uno de los yacimmientos con presencia de opio se encuentra en la Cueva de los Murciélagos, Albuñol, Granada.

Nuestros amigos, los autores grecolatinos, comentan en sus escritos (Plinio el Viejo, Aristóteles, Teofrasto o Celso) que la adormidera o “leche de amapola” era el equivalente a la aspirina. Tampoco es de extrañar que comenzaran a cultivarlo para comerciar con él a lo largo y ancho del Mare Nostrum.

También conocían su poder letal en dosis elevadas. De hecho, Plinio el Viejo decidió dejar este mundo con una buena jarra de adormidera. Ya ves, y yo que pensaba que se murió de viejo…

muerte sobredosis plinio el viejo
Dame veneno que quiero moriiiir, dame veneeeeno…

Era básico en funerales

En cualquier caso, el uso principal del opio estaba destinado a rituales funerarios, donde los participantes acompañaban un ratito al alma del difunto por el camino hasta el Más Allá con los derivados de esta planta. En Creta, su culto fue tal que hallaron en el yacimiento de un templo la estatua de una diosa con su corona de opio para dejarlo claro, que allí se iba a lo que se iba.

Y me dirás: pero Marié, si la usaban como medicina o sólo para funerales, tampoco era un vicio como lo conocemos ahora, ¿no? Pues mira, me juego la melena a que el que reparte se llevaba su chute a parte. Más de un sacerdote/sanador/curandero estaría todo el día de funeral en funeral o calmando los nervios con la adormidera. ¿Qué te piensas tú? El vicio es vicio y el ser humano lo lleva en el ADN.

DROGAS EN LA EDAD DEL HIERRO: EL CANNABIS

Cáñamo, cannabis, hierba, María, Marihuana… tiene tantos nombres como los genitales del cuerpo humano y es el equivalente del cerdo en el mundo de las plantas: del cáñamo se aprovecha todo. Fibras textiles para cuerdas, velas de barcos, sustancias psicotrópicas que alteran el sistema nervioso central, abanicos para cuando viene el calor, pulpa para papel…

En Egipto eran fans de la planta hasta el extremo de representarla en los templos desde antes del 3000 a. C. En ocasiones se muestran las pipas con las que inhalaban el humo, dato que deja claro  que sabían cómo aprovechar esa propiedad de la planta.

Que rule, chacho!

Como buena droga, su comercio llegó en la Edad del Hierro hasta lugares donde se supone que por la climatología no debería darse. Es el caso de Siberia y alrededores, donde en algunos yacimientos escitas muestran su uso en ámbitos funerarios. Esta gente (el nombre de la etnia ya apuntaba maneras) dejó intrigado al historiador clásico Herodoto. El hombre estaba convencido de que era un pueblo de guarros que huían del agua y que sólo se daban baños de humo dentro de tiendas cerradas cada cierto tiempo. Animalito… ¡Aquello eran submarinos en toda regla!

sauna cannabis escitas
Sauna seca. Absténganse hipotensos

OTRAS SUSTANCIAS

He empezado por las drogas más obvias, pero te aseguro que la variedad de vicio en la Edad del Hierro era importante. No he nombrado hasta ahora el  Alcohol, pues de sobra es conocido su uso desde tiempos inmemoriables, cuando algún valiente le dio por probar algún zumo de frutas olvidado en el fondo de la despensa, o le dio por experimentar qué pasaría si mezclaba cereales, levadura, agua y esas cosas.  

Me interesa más contarte algo exótico, como el uso de algunas solenáceas. La mayoría forman parte de nuestro día a día, como la planta de la berenjena, la patata o el tomate. Pero otras, como la Mandrágora, esa planta con bulbo de forma humanoide, el Beleño, relacionado con el dios celta Belenos, o la Belladona; todas son para dar de comer a parte por su contenido en alcaloides. Los efectos de este grupo de plantas son delirios y, en exceso, pérdida de memoria, parálisis y muerte.

Mezclas eternas

Y si además te da por marcarte una «cerveza Mixta» con extracto de Beleño, como es el caso de nuestros ancestros de la Cueva Sepulcral del Calvario, Amposta, en el castro vacceo de las Ruedas (Padilla del Duero), o en las cazoletas de Pedra Cavada, Gondomar, Galicia; la Edad del Hierro deja de ser un hueso tan duro de roer.

Cerveza  edad del hierro
Si te sientes más cómodo con el limón, no te juzgaremos…

Drogas en la Edad del Hierro: los hongos

Los hongos son un clásico. Algunas setas tienen sustancias alucinógenas que facilitan los viajes astrales, a dimensiones paralelas, viajes introspectivos, ¡Qué te voy a contar! De hecho, todas las culturas temen y respetan a partes iguales su poder desde tiempo inmemorial. La variedad de setas alucinógenas es bastante grande, pero como mi proceso de documentación se centra en el norte de la Península Ibérica, te contaré algo de la amanita muscaria (una de las más representativas de la zona) que quizás no sepas.

amanita muscaria edad del hierro
La muy jodía es casi idéntica a la amanita cesárea al nacer (como el de más a la izquierda), así que hay que tener mucho cuidado cuando salgas al monte a coger setas, eh?

Resulta que esa entrañable seta de los gnomos que pone en el jardín tu abuela, no es mortal, como te vendieron por ahí. Es tóxica. Eso quiere decir que si te la comes fresca, lo más seguro es que pilles una diarrea épica, al margen de los vómitos y las alucinaciones, claro.

Nuestros ancestros de la Edad del Hierro lo sabían, e idearon un par de sistemas muy ingeniosos para evitar los efectos secundarios y poder disfrutar de los viajes.

Cómo alucinar y no irte pata abajo en el intento

La primera opción era disecarlas. Al parecer, fresca, en dosis muy altas, tiene un gran efecto neurotóxico, mientras que si está seca su potencial alucinógeno es mucho más alto. En grandes cantidades puede inducir al coma y sus principales propiedades son enteógenas, por lo que se ha utilizado desde tiempos remotos como estimulante. Si de verdad se te está pasando por la cabeza probarla, ten en cuenta que es una ruleta rusa y nadie te garantiza un resultado concreto.

La segunda opción es beberse el orín de alguien que la ha consumido, ya sea fresca o disecada. Hay quien dice que la gente pudiente obligaba a sus esclavos a comerse la amanita muscaria y así se ahorraban las cagaleras. No sé si valía la pena, la verdad. Otros dicen que era justamente al contrario: los ricos consumían la seta (suponemos disecada) y los pobres se bebían la orina de los ricos, haciendo cola a la salida de las Raves del momento para colocarse ellos también.

orín amanita muscaria edad del hierro
Si después de leer lo de la Rave, tengo que explicarte la foto… no tiene gracia.

Con su consumo alcanzaban estados alterados de la consciencia, euforia, fuerza sobrehumana… vamos, que no me extrañaría que la amanita muscaria fuera esa puntilla que le faltaba al guerrero para acabar convertido en un bersherker.

Los hongos en la arqueología

Cornezuelo droga
Lucia en el Cielo con diamantes… versión rural.

Me apetece hacer mención de un hongo que las mata a la chita callando. Quizás no sepas que en las espigas de los cereales, en ocasiones, aparecen hongos que arruinan el cereal. Es el caso del cornezuelo del centeno. En algunos yacimientos fechados en la Edad del hierro se observa la presencia de dicho hongo junto con restos de cerveza, cuyo principio activo es muy similar al principio sintético del LSD. Con el tiempo, nuestros ancestros descubrieron que la ingesta de cornezuelo era conveniente en casos concretos. Lo consumían si se quería adelantar el parto, a modo de oxitocina, o si directamente querían provocar el aborto, se ingería en estados tempranos del embarazo.

Conclusión…

Parece ser que, salvo el alcohol, el resto de drogas estaba restringida a usos rituales muy concretos. Al menos es lo que se desprende a raíz de los hallazgos en los yacimientos.

Sin embargo, esta ausencia en otros contextos no quiere decir que la gente de la época no acudiera a las sustancias psicotrópicas en momentos de bajón. Esa es mi opinión.

Si te gustó este post…

te invito a suscribirte a mi lista de correo. En la actualidad, la vida sólo me deja escribir un email al mes, pero en él procuro contarte cosas chulas sobre la Edad del Hierro sin que te duermas. También me da por hablar sobre mitología celta, Guerras astur-cántabras y mi género literario favorito, el Grimdark.

No te vayas sin echar un vistazo a…

belleza celta en la edad del hierro

Biblio

Saqué la mayor parte de la información de este artículo, del que puedes obtener más info si te has quedado con las ganas de más. (Pero no tiene fotos, ni dibujitos, ni mi maravilloso sentido del humor, tú verás, jajaja)